La obra data del año 1893 y fue realizada por el artista noruego Edvard Munch. La pintura debe su significado a una de las vivencias de su creador, quien la plasmó luego de sentirse aludido por los colores y sonidos de la naturaleza