Recientemente, Kate Winslet relató en una entrevista al programa Radio Times que nació y creció en una familia de clase baja y humilde en la ciudad de Reading, Inglaterra, y que sus antepasados fueron inmigrantes de trabajadores agricultores y esclavos provenientes de la Suecia del siglo XIX.

Todo comenzó cuando su madre, Sally, quien murió hace dos años de cáncer de ovario, la motivó a investigar de dónde provenía. Así que fue a la emisión ¿Quién crees que eres?, un exitoso programa de genealogía de la BBC. Y es que antes de morir, su mamá le mencionó sobre su posible descendencia sueca y por ello decidió recurrir al show.

Winslet señaló que estaba desconsolada y aliviada cuando se enteró de su pasado humilde. Y declaró que se habría sentido “molesta” si los resultados hubieran revelado que sus antecesores eran ricos o formaran parte de la realeza. 

«Mis raíces son socialistas, de clase trabajadora y, de una forma divertida, mis padres fruncían el ceño ante los ricos», comentó la ganadora del Oscar de 43 años de edad.

Además, la protagonista de Titanic también aprovechó para hablar de su infancia: «Nunca nos sentimos como niños pobres, lo que es absolutamente un mérito para mis padres. Vivíamos en una casa con una terraza preciosa y todos nos teníamos el uno al otro». 

En la emisión le revelaron a Kate que uno de los antepasados investigados por el programa, que se emitirá el próximo mes, fue Anders Jonsson, abuelo de su tatarabuelo. Cuidaba caballos y era tan pobre que recurrió al robo de patatas y miel para alimentar a su familia hambrienta. 

“Vengo de una larga lista de personas pobres en ambos lados de mi familia, lo que tal vez explica por qué he tratado de inculcar los valores de mis padres en mis hijos», dijo Winslet. «La gente nunca me cree, pero mis hijos no son privilegiados. Simplemente no vivimos así. Son muy equilibrados. Humildes», añadió.

Actualmente, la actriz goza de gran fama y se calcula que su fortuna sobrepasa los 60 millones de dólares. Aunque eso no ha influido para que Kate sea una de las actrices más humildes y siempre orgullosa de sus raíces.