El alma había conquistado la Luna hace milenios. La música, la danza, el teatro y la literatura se encargaron de imaginar sus misterios. Pero fue el cine el que anticipó las imágenes, el que llevó al hombre a suponer cómo lucía y podía ser la vida en el satélite natural de la Tierra.

El primer encuentro del cine con la Luna fue en 1902, gracias al filme Le voyage dans la Lune, del director francés Georges Méliès. Luego, el impulso tecnológico de inicios del siglo XX permitió que la industria cinematográfica mejorara, y con ello surgió un auge en la producción de largometrajes con el satélite como protagonista. Del siglo XX destaca el filme de Stanley Kubrick 2001: odisea en el espacio. Pero a mediados de siglo todo cambió.

Tal día como hoy, 20 de julio pero de 1969, el hombre por primera vez pisó la Luna. Los ojos de la humanidad estaban puestos en la misión emprendida por Neil Armstrong, Edwin Aldrin y Michael Collins. Y para el séptimo arte también cambió la historia.

Robert Gómez, guionista y crítico de cine, comenta que el alunizaje fue visto por el cine con romanticismo y también como expedición: “Es una aventura a tono con la Odisea de Homero. Es decir, esta historia tiene tres tiempos: la preparación, el viaje, la llegada y el regreso. No hay viaje a la Luna sin retorno a casa”.

Gómez considera que Le voyage dans la Lune (1902) es una pieza cumbre: “Inspirada en una obra de Julio Verne, se mueve con comodidad de lo fantástico a la ciencia ficción. El filme, además, da un espaldarazo a las posibilidades de la ficción cinematográfica en el contexto de entonces”. En segundo lugar de preferencia menciona a The woman on the Moon (1929), dirigida por Fritz Lang, que parte de la historia de Méliès, pero con una visión más científica. “El título, por demás, es un paso adelante que prefigura el arquetipo femenino en lo que está por venir dentro del género”, añade. Y de 2001: odisea en el espacio (1968), de Stanley Kubrick, dice: “Habla sobre el complejo existencial y el influjo lunar como primer paso a una frontera ya conquistada, pero que sigue allí como testigo de un deseo”.

Apollo 13 (1995), dirigida por Ron Howard, es una crónica delicada y humana sobre un viaje fallido, pero legendario: “La Luna inaprensible a través de unos personajes entrañables”. Y de Moon (2009), de Duncan Jones, asegura que “indaga en el vacío. El paisaje lunar, esa oscuridad permanente y rocosa se transforma en el espíritu del personaje”.

El periodista Gonzalo Jiménez, autor del blog Pop-sesivo, considera que The right stuff (1983) es la mejor película que se ha hecho sobre la conquista de la Luna. El largometraje de Philip Kaufman muestra a los astronautas del Proyecto Mercury, los primeros de la NASA. “Es la que mejor muestra el entorno y la entereza de los hombres que se lanzaron a la carrera espacial”, apunta.

De First Man (2018), del director Damien Chazelle, dice: “Describe muy bien la presión y la responsabilidad histórica de un astronauta que tuvo los ojos del mundo sobre sí”. En su orden de preferencia sigue el documental Apollo 11, que incorpora material inédito del viaje. La lista continúa con Apollo 13. “Esta película muestra la tensión por la que pasan las familias de los astronautas, y la que viven en el centro de operaciones en Houston durante una misión espacial” .Y, finalmente, incluye a Countdown (1968) dirigida por Robert Altman, que cuenta la historia de unos astronautas que son enviados a la Luna sin retorno.

El crítico de cine José Pisano, director de programación Cines Paseo del Trasnocho Cultural, considera que la llegada del hombre a la Luna demostró que era posible romper con límites físicos: “Gracias a ello, se abrió la puerta a nuevas temáticas; en específico, sobre la ciencia a ficción, pues el humano quería adentrarse en el espacio”.

Su lista de películas imprescindibles sobre la conquista de la Luna la encabeza 2001: odisea en el espacio, porque rompe el paradigma sobre el espacio como un lugar monstruoso: “Kubrick jugó con lo que estaba allá afuera; además, marcó un precedente para el cine y la ciencia ficción”. Le sigue First Man, que considera heredera del filme de Kubrick y de la que destaca los excelentes efectos especiales.

El filme The right stuff también figura en su selección: “Es una película importante sobre la conquista espacial y su significado para la humanidad”. La actuación de Tom Hanks en Apollo 13 (1995), para Pisano, es un homenaje a todas las misiones realizadas por la NASA y la obsesión por llegar a la Luna. Por último, menciona Capricornio uno (1977): “En contraposición con la conquista del espacio, Peter Hyams muestra un descenso a Marte, pero ficticio. Es una propuesta que habla sobre la mentira en la carrera espacial”.