Foto Cortesía

Tres parejas acuden a terapia para tratar sus problemas, pero se encontrarán con una sesión más intensa de lo esperado. Así comienza Bajo Terapia, la obra dirigida por Armando Álvarez Esáa que se presenta desde este viernes 15 de noviembre en el Centro Cultural BOD.

Original del argentino Matías del Federico, Bajo terapia es una comedia inteligente con un final estremecedor. Álvarez Esáa y dos de sus actores, Juan Carlos Ogando y Alejandra Otero, coinciden en que el mensaje de la obra es absolutamente «contundente».

Verónica Gómez, Sonia Villamizar, Rodrigo Lasarte y Augusto Nitti completan el elenco de esta pieza que celebra los 40 años del grupo teatral Skena. «Experimentamos con actores primerizos en El tratamiento y descubrimos que le daba frescura. Más allá de la experiencia, nos interesa la formación. Trabajo con gente que me gusta, que me haga feliz», dijo Álvarez Esáa, quien reconoció que el principal reto de este proyecto fue no agotar al público con seis personas hablando en una sola sala. Para él, la comedia y la buena química de los protagonistas es importante.

Tres meses le tomó al equipo de Bajo terapia producir la obra que se ha estrenado en 16 países. El director venezolano confiesa que no ha visto ninguna adaptación porque no le gusta idealizar la pieza. Sin embargo, está seguro del alcance de la obra y su pertinencia en España y toda Latinoamérica. «La realidad es en todos los países. El machismo, la forma de ver las relaciones, son temas universales», comentó.

El elenco de Bajo terapia en ensayos previos a su estreno | Foto Cortesía

Álvarez Esáa y Ogando aseguran que la obra tiene la intención de ayudar. «El teatro es una forma de plantear y visualizar los problemas, hace de psicólogo», dice el director. El actor agrega: «El teatro es una manera de comunicarse y la comedia hace pie para tratar temas más complejos».

Juan Carlos Ogando había trabajado con Álvarez Esáa y con casi todos los actores del elenco en ocasiones anteriores. Aunque es el más experimentado, agradece que nuevos talentos lleguen a las tablas.

A Rodrigo Lasarte y Verónica Gómez los conoció en El tratamiento. Ogando notó la experticia de los comediantes en escena, su manejo del stand up, del humor y la capacidad que tienen para conectar con el público. Pero en Bajo terapia fue Alejandra Otero quien lo sorprendió. «No había trabajado con ella, pero es otra extraordinaria mujer. Su personaje es muy difícil, pero lo hace con tranquilidad y mucha naturalidad», dice el intérprete de Ariel en la obra, quien hace pareja con Sonia Villamizar.

Verónica Gómez, Alejandra Otero, Sonia Villamizar, Juan Carlos Ogando, Rodrigo Lasarte y Augusto Nitti junto con su director Armando Álvarez Esáa | Foto Cortesía

En palabras de Ogando, Ariel es un amargado. Tiene más de 20 años casado con Paula y en la obra se dicen muchas indirectas que harán reír al público. «Sonia es una mujer increíble en todo sentido. Es encantadora y una diva», expresa el actor. También elogia el trabajo de Augusto Nitti y asevera que tenerlos a ambos en la pieza es pasarlo muy bien.

Ogando, quien también presenta actualmente Animal político en el Trasnocho Cultural, está feliz con sus compañeros de elenco. «Me han dado un respiro nuevo, un tanque de oxígeno», confiesa.

Al igual que Ogando, Alejandra Otero ha disfrutado de su trabajo en Bajo terapia. En su regreso al teatro tradicional, se siente privilegiada de que la hayan contactado para formar parte del reparto. «Siento que estoy compartiendo tarima con unos duros», asegura.

Sin querer adelantar más sobre el contenido de la pieza, Álvarez Esáa y Ogando definen la obra como una comedia inteligente. Pero Otero considera que Bajo terapia es una tragicomedia. «El público la va a pasar muy bien, se va a reír, pero hay un mensaje fuerte en el fondo. Y esa es la idea también, que la gente salga pensando sobre temas de relación de pareja. Creo que cualquier se sentirá identificado», comenta la intérprete de Andrea, una mujer tímida, callada, depresiva.

Ogando invita a analizar la obra y, de ser posible, verla por segunda vez. Como actor, asegura que en el proceso de ensayo y producción ha descubierto cada vez más cosas que el público quizás no reconozca inmediatamente. «Queremos que el teatro nos conmueva. Lo que debemos cambiar no son los problemas de la gente, sino al individuo en sí», dice. «Si uno no está bien, lo demás tampoco lo estará», concluye Álvarez Esáa.

Bajo terapia puede disfrutarse, hasta el 15 de diciembre, los viernes y sábados a las 7:00pm y domingos a las 6:00pm en el Centro Cultural BOD.