La película de Disney se estrenará en marzo de 2020

El remake de Mulán ha generado polémica incluso antes de que la película sea estrenada. Primero fue su tráiler, el que fue objeto de comentarios en China por sus fallos históricos. Y ahora la cinta de Disney volvió a estar en el foco de la controversia, pues el gigante asiático fue acusado de usarla para atacar a los manifestantes de Hong Kong.

Las protestas en Hong Kong comenzaron en junio pasado por un proyecto de ley que permitiría a las autoridades locales detener y extraditar a las personas que son buscadas en territorios con los que Hong Kong no tiene acuerdos, incluyendo China continental.

La versión en acción real de Mulán se hizo parte de la polémica cuando su protagonista, Liu Yifei, salió en defensa de la policía de Hong Kong.

Debido a las noticias que atestiguan brutalidad policial contra los manifestantes, su postura se volvió controvertida, resultando en un movimiento para perjudicar a la película.

Aprovechándose de esto, China habría creado miles de cuenta de bots de Twitter para unirse a un movimiento de apoyo a la adaptación de Mulán, diseñado para socavar a los manifestantes de Hong Kong.

La corriente, englobada bajo el hashtag #SupportMulan y apoyando la postura de la actriz protagonista, ha tratado de caracterizar a los manifestantes de Hong Kong como radicales, comparándolos con los hunos, villanos de la película de animación original. Sin embargo, no han tardado en aparecer voces opuestas, que han expresado su opinión y llamado al boicot de la cinta a través del hashtag #BoycottMulan.

De acuerdo con la revista Variety, Twitter eliminó más de 200.000 cuentas, que aparentemente fueron creadas por el gobierno chino. La empresa explicó que muchas de ellas impulsaron teorías de conspiración sobre los manifestantes y sus motivaciones.

«Estas cuentas estaban intentando deliberada y específicamente sembrar la discordia política en Hong Kong, incluso socavando la legitimidad y las posiciones políticas del movimiento de protesta en el terreno», dijo la compañía en un comunicado.

Twitter agregó que tiene «evidencia fiable para apoyar que esta es una operación coordinada respaldada por el Estado». En tanto, las reacciones en la red social no se hicieron esperar.

«Algunos estadounidenses de origen chino aman a su patria, mientras que algunos chinos (como los rebeldes) venden su patria. Mulán es el personaje de China, Mulán debe ser interpretada por una actriz que ama a China», escribió un usuario en apoyo a las declaraciones de la actriz.

«No podemos permitir que Disney apoye la violencia policial contra niños», compartió otro tuitero contra la película, junto a varias imágenes de los disturbios. «Se supone que Mulán debería luchar por los indefensos y la igualdad de la mujer», protestó otro usuario.

Aún sin fecha fijada, el remake de la heroína china llegará a los cines en marzo de 2020.