La Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood ratificó su decisión de expulsar al director Roman Polanski un año después de iniciar el proceso. Alegó que se le ofreció una oportunidad para resolver la situación luego de que el director demandase a la institución en abril.

El realizador trató de frenar su salida. Para ello aseguró que no habían seguido el protocolo establecido en el reglamento de la institución para apartarlo de la Academia.

Polanski fue condenado en 1978 por violar a una niña de 13 años de edad, pero huyó a Francia antes de que pudiera ser sentenciado. Ha permanecido en el exilio desde entonces. Tanto él como Bill Cosby fueron expulsados de la membresía de la Academia en 2018 por violaciones de los estándares de conducta de la organización.

En su respuesta, la Academia tuvo en cuenta pruebas presentadas por Polanski en su apelación, que incluyen más de 400 páginas de exposiciones y un memorando detallado de su abogado, así como una declaración grabada por el propio realizador.

La entidad afirma que existió una larga deliberación, tras la que finalmente acordaron continuar con el procedimiento de expulsión de Polanski. En esa reunión, la junta votó por ratificar la expulsión por un margen superior a dos tercios.

“Los propios estatutos de la Academia dejan claro que la junta tiene amplia potestad para expulsar a los miembros por causa justificada y hacer todos los demás actos necesarios u oportunos para la administración de los asuntos y el logro de la misión y sus propósitos”, escribieron los abogados de la organización cinematográfica.

“Además, la junta tiene potestad para determinar el procedimiento para una audiencia o investigación”, agregaron en respuesta a la demanda del cineasta polaco.