Por Danny Penagos (IG: @dannypenagos28)

Vivimos en una época en la que las tecnologías avanzan a pasos agigantados, donde todos los sectores de la sociedad, entre ellos los negocios y la economía, no pueden dejar que les tomen ventaja. A diario, en los distintos medios de comunicación, medios sociales y publicaciones científicas, se muestran adelantos en materia de tecnologías de la información y comunicación que hasta cierto punto pueden abrumar hasta el más hábil emprendedor en la toma de decisiones.

Estar a la vanguardia tecnológica y contar con una buena asesoría nos permitirá tomar las decisiones más acertadas y hacer de ellas un eje diferenciador en nuestro negocio, impactando de manera positiva la cadena de valor y proporcionando ventajas competitivas sobre nuestros competidores en el mercado. Es por ello, que es necesario enmarcar la innovación con las metas de nuestro negocio, siempre desarrollando unos adecuados indicadores clave de desempeño o indicadores clave de rendimiento, por sus siglas en inglés KPIs, ya que en las mediciones sobre nuestros distintos procesos podemos llegar a encontrar la clave para el éxito de nuestro emprendimiento. Con esto, quiero hacer énfasis en que es necesario conocerse organizacionalmente, para ello, se requiere analizar, reinventar, sistematizar y automatizar nuestros  procesos de negocio.

Actualmente, en el mercado se pueden encontrar herramientas de código abierto que nos facilitan las tareas de análisis, reinvención y automatización de procesos de negocio, se conocen como herramientas de flujo de trabajo y gestión de procesos de negocio o por sus siglas en Inglés Business Process Management (BPM).

Estas herramientas, en primer plano, nos permiten diagramar de manera detallada los procedimientos y subprocedimientos de negocio utilizando estándares de Modelado y Notación de Procesos de Negocio, BPMN por sus siglas en inglés, dándonos una visión actual de cómo son nuestros procesos, cómo los podemos optimizar, sistematizar y cuáles se pueden automatizar. En segundo plano, estas poderosas herramientas cuentan con motores de procesos que permiten a los desarrolladores de software parametrizar cada uno de los procesos y sub procesos diagramados, estableciendo reglas de negocio, tiempos y métricas; porque debemos tener muy claro que lo que no se mide no se puede gestionar y lo que no se gestiona no se puede mejorar.

Una de las ventajas que podemos obtener al emplear este tipo de tecnología es que tendremos una organización en gran parte automatizada, de fácil modificación e incorporación de procesos de negocio, trayendo como consecuencia una disminución en tiempos de respuesta, mejoras en la productividad, además de fomentar la autogestión como disruptor del servicio al cliente y proveedores.

Es necesario mencionar que las tecnologías se complementan entre sí, que con la visión modelada de los procesos organizacionales se nos abre un abanico de oportunidades para ir integrando las que complementen y den robustez al modelo de negocios, pongamos como ejemplo las importaciones desde Poughkeepsie a Singapur, un caso de uso de incorporación de Blockchain a BPM, en esta oportunidad las autoridades y actores intervinientes en el proceso, integraron al proceso existente la tecnología Blockchain valiéndose de sus bondades, trazabilidad e inmutabilidad que caracteriza a este tipo de base de datos.

Nos queda para reflexionar, nuestro crecimiento tecnológico corporativo, va a ir de la mano de la evolución y mejoras de nuestros procesos de negocios, con el propósito de aumentar la productividad, ser competitivos y exitosos en el desempeño, en aras de consolidarse como una organización inteligente.

 

Redes sociales TETRA:

En Twitter, Instagram, Youtube: @formaciontetra

En Facebook: tetraformacion

Página web: https://tetra.academy