Inicio OPINIÓN EDITORIAL

EDITORIAL

Testamento de una tragedia

No podemos atrevernos a pensar que en el mundo no existen tontos, idiotas, cínicos o ladrones cuando, en verdad, eso es lo que sobra en este...

Ahora el TSJ hace preguntas impertinentes

La verdad es que la conducta del TSJ nombrado en volandas por el usurpador generalmente no sorprende con sus decisiones, con sus insólitas s...

Irán: lágrimas de cocodrilo

Luego de su asesinato, la carrera de terror del general iraní Qasem Soleimani ha quedado expuesta ante los ojos del mundo. Los que poco sabí...

Periodismo y sorpresas

Las recientes elecciones generales en el Reino Unido han encendido de nuevo el debate acerca de la objetividad de los grandes medios de comu...

El juez: destructor del Estado democrático

La destrucción del Estado democrático es un modelo deliberado y planificado, fundado en una espeluznante contradicción: usar a jueces enemig...

Pedro Sánchez y los frutos de la política

Hace tres años Pedro Sánchez sufrió una derrota terrible, un arrinconamiento que parecía devastador. Hasta tuvo que renunciar a su acta de d...

El Nacional como universidad

El capitán Cabello vuelve con su amenaza de convertir la sede de El Nacional en una universidad de periodismo, como si estuviera seguro de l...

El Parlamento asaltado y resucitado

El Congreso Nacional ha sido uno de los poderes republicanos más atacados en Venezuela a través del tiempo. Fue destruido a sangre y fuego e...

Por un puñado de dólares

Que se necesiten maletines repletos de dólares para que se cumpla con lo estipulado por la Constitución Bolivariana de Venezuela dice mucho ...

Jugando a perder

¿Se trata acaso de una enfermedad incurable, el hecho cierto de que todos los venezolanos y, de paso, los habitantes vecinos, no pueden apro...