Venezuela
Archivo

El el país solo cuenta con 30% de los alimentos que se requieren mensualmente, aseguró el presidente de la Sociedad de Ingenieros Agrónomos de Venezuela, Saúl López.

Denunció la notable disminución en el ciclo de siembra del año 2019, e instó a aumentar la productividad en el campo pese a los problemas de importación que viven actualmente los productores.

“Sin planificación no podemos tener los insumos requeridos y, lamentablemente, no hay divisas suficientes para atender la importación de alimentos; por lo tanto, va a seguir incrementándose el costo de los alimentos y dificultándose el acceso a ellos”, dijo.

Resaltó la necesidad de una mejor planificación para el ciclo de siembra del próximo año, a fin de que no se repita la historia de 2019.

“Hace falta planificar el próximo ciclo de siembra del año 2020 con todos los requerimientos de insumos y tecnología necesaria para optimizar lo que tenemos”, destacó en rueda de prensa en el Colegio de Ingenieros de Venezuela.

Lamentó que la actual producción de alimentos se asemeja a la de países en guerra, con muy bajo capital y rezago tecnológico.

La excusa

En cuanto al tema de las sanciones impuestas por Estados Unidos, el ingeniero indicó que esperan que se cumplan las excepciones en cuanto al agro. Sostuvo que la realidad es que todos los costos de producción estaban subsidiados.

«Comprar semillas y comprar agroquímicos no se equiparaba al costo internacional. Actualmente, está cada vez más cercano a los costos internacionales, pero con una política de inseguridad jurídica y de control de precios que hacen que este negocio, que es muy riesgoso, sea más complicado y que vaya disminuyendo», explicó.

Agregó que para elevar la producción se requieren 400 millones de dólares. Con estos, se sumarían 30.000 unidades productivas bajo un modelo de agricultura 4.0 que permitirían aumentar la productividad y los rendimientos en 30%, lo que implica 30% más de productos en la misma superficie.

Seis rubros principales

El ingeniero detalló que solo se sembraron 200.000 hectáreas de maíz con un rendimiento de 2.500 kilos por hectárea. Una producción de 500.000 toneladas que no cubre ni 30% de los requerimientos de maíz, tanto blanco como amarillo.

En el caso del arroz, solo se sembraron 75.000 hectáreas para el ciclo 2019 con un rendimiento de 2,5 toneladas por hectárea.

En cuanto a la soya, se sembraron 40.000 hectáreas y un rendimiento de 1,8 toneladas por hectárea.

La caña de azúcar tuvo una producción calculada de 250.000 toneladas, y el café, de 585.000 quintales.