Criptomonedas
Foto: Territorio Bitcoin

Algunos venezolanos han encontrado en las criptomonedas no solamente una oportunidad de trabajo, sino también una manera de respaldar sus ingresos.

En entrevistas a El Nacional, un Ingeniero en Telecomunicaciones, un licenciado en Ciencias Administrativas y un filósofo coincidieron en que cobrar en monedas digitales ha permitido afrontar las crisis económica del país de una manera.

Desde la minería y la venta de equipos
criptomonedas
«La minería (de criptomonedas) no es un delito» | Foto: Gustavo Matute

José Parra es Ingeniero en Telecomunicaciones, pero desde 2016 se dedica a la minería y es dueño y fundador de la empresa Criptominer.

Aseguró que encontró en la importación de equipos para minar una oportunidad de un nicho no muy explorado, pero sí muy rentable en el país. “No solo ha sido conveniente para mí. Esto ha generado empleos directos e indirectos, herreros, electricistas, ingenieros, etc”.

La minería es el proceso de validación para las transacciones que se desarrollan en la red. Se realiza mediante la resolución de operaciones matemáticas, estos equipos informáticos lanzan una serie posibles soluciones, hasta que la solución planteada coincide. Por este trabajo, la red le premia con un incentivo en monedas digitales.

Explicó que en Venezuela la actividad de Minería Digital es legal, pública, notoria. De hecho ya se la considera una Industria.

“El marco legal en el país en cuanto a criptomonedas no esta totalmente reglamentada. Hasta ahora el unico documento legal que existe para ejercer la actividad es el Registro Integral de Servicios en Criptoactivos (Risec) ante la Sunacrip”, precisó.

Lamentó que aún existan hechos aislados donde funcionarios por desconocimiento se vean involucrados en casos de amedrentamiento o detenciones de personas que ejercen esta actividad.

Parra recomienda a sus clientes que se registren ante la Superintendencia Nacional de Criptoactivos, que es el organismo de competencia. “En caso de presentar problemas con algun funcionario que actue fuera de la ley, el Risec podrá apoyarlo”

Explicó que minar en Venezuela no está tipificado como delito. Señaló que hay diferentes gacetas que reconocen la labor.

El ingeniero lamentó que las coyunturas actuales del país haga ver todo desde una perspectiva política y las personas no confían en esa entidad por pertenecer al gobierno. “De mis clientes solamente se registra el 40%, muchos desconfían en la entidad”.

Desde fondos de inversión
«Las monedas digitales son una oportunidad en las economía inestables»

Jhonnathan Morales está licenciado en Ciencias Administrativas y Gerenciales. Fundó Pandora Investments en el 2018, una compañía registrada en Estados Unidos que tiene empleados en distintas partes del mundo.

Sin necesidad de tener cuentas afuera puede transferir las remuneraciones de sus empleados. Por ello, las monedas digitales han sido su llave de acceso al mercado mundial.

“Podría afirmar que tengo más contacto con activos digitales que con los bolívares. Todos los gastos de mi empresa lo he pagado así, a los abogados, diseñadores, etc.”, reconoció.

Identificó que los criptoactivos pueden ser complicados de entender, pero también muy rentables para aquellos que surfean las subidas del mercado. “Pretendemos ser el enlace entre los inversores y las criptomonedas para maximizar el rendimiento de activos, porque las barreras de entrada a este mercado pueden ser un poco altas. Entrar y salir del mercado en los momentos oportunos, de esa estrategia nos encargamos”, dijo.

Morales destacó que las criptomonedas son una gran oportunidad en Venezuela y en las economías latinoamericanas por la inestabilidad económica que las caracteriza. “Las personas las utilizan como reserva de valor, medio de intercambio, envío de remesas. Son herramientas realmente útiles en la realidad inflacionaria como la de Argentina y la hiperinflacionaria de Venezuela”.

Denunció que en Venezuela las regulaciones son difusas. “Hemos tenido reuniones con la Sunacrip, pero no procede ninguna licencia. Se habló de uno impuestos y jamás especificaron cómo se iban a pagar”.

“Esta economía digital responde al mundo globalizado que cada vez se encuentra más conectado, demandan inmediatez. Si bien el oro es un activo, no puedes hacer una transacción con oro para Alemania desde Venezuela, por ejemplo, y hacerlo a través de la banca el lento y costoso”, justificó.

Asalariado en criptomonedas
«Bitcoin me ha permitido ahorrar, independizarme y respaldar mis ingresos»

A Javier Bastardo las empresas para las que trabaja le ofrecen pagarle en bitcoin. Nunca ha rechazado la opción porque los bolívares se devalúan muy rápido.

Después de haberse licenciado en filosofía, descubrió el mundo de las criptomonedas. Se dedicó a entenderlas, a precisar su funcionamiento, a observar las consecuencias que habían traído al último decenio y la respuesta que dan a las estructuras.

“Hago notas especializadas en criptomonedas, no es algo sencillo de comprender. Se trata de pensar cómo esta tecnología es útil a las personas, cómo la van aceptando, cómo se relacionan con ella y los usos que le dan. Como filósofo me resulta muy interesante”.

Bastardo aseguró que la moneda de Satoshi Nakamoto ha hecho valer su trabajo. “No tengo cuentas fuera del país y solo tengo una cuenta en un banco nacional, bitcoin ha sido un salvoconducto. Me ha permitido ahorrar, independizarme y respaldar mis ingresos”.

Desestimó que pudiese hacer lo mismo la moneda nacional.

“Me agrada pertenecer a los nativos digitales, porque tienen cabida a empleos propios de esta generación. Trabajo desde mi casa y organizo mi tiempo a conveniencia, además me pagan bien porque he tenido que aprender muchísimo y me he especializado”, puntualizó.

Bastardo enumeró cinco razones por las que considera que las criptomonedas no han sido adoptadas en el país. “Primero, la falta de educación en criptoactivos; segundo, la falta de comunidades en torno al tema; tercero, lo difusa que está la regulación; cuarto, la falta de penetración tecnológica del país; y por último, el interés por parte de las empresas del ecosistema en la ganancia comercial”.

Bastardo decidió realizar un encuentro de bitcoin para hacer comunidad, como respuesta a las propuestas comerciales. Recientemente, se realizó Satoshi en Venezuela CCS_01, la primera edición de un “meet-up” que pretende educar y compartir ideas de manera gratuita respecto a bitcoin en el país.