La Unión Europea, cuyas empresas están amenazadas por nuevas medidas de Estados Unidos contra Cuba, está plantando cara a Washington mediante la facilitación de sus inversiones en la isla.

El comisario de Cooperación Internacional y Desarrollo, Neven Mimica, entregó este viernes en La Habana una contribución de cuatro millones de euros para una “ventanilla única” de inversiones. Según las autoridades cubanas, esa ventanilla única funcionará a inicios de 2020 «para facilitar la inversión extranjera en el país».

La UE «condena fuertemente las medidas extraterritoriales unilaterales relacionadas con Cuba que contrarían a la legislación internacional. Estamos preocupados por el impacto negativo del endurecimiento del embargo de Estados Unidos», dijo el croata Mimica.

El comisario europeo participa en La Habana en un evento llamado Foro de Negocios Cuba, que agrupa a 120 empresarios, juristas y académicos de Estados Unidos, España y Canadá, para promover las inversiones en la isla. «Por ello es muy pertinente participar en este foro… y resaltar el papel del apoyo de la Unión Europea en este difícil contexto», añadió en declaraciones a la prensa.

Washington agregó a Cuba a su lista negra de tráfico de personas el jueves; con esto, continúa con una serie de medidas como la prohibición de viajes de cruceros a la isla, la limitación de las remesas familiares y la activación del título III de la ley Helms-Burton. Esta ley acepta reclamaciones en cortes estadounidenses de personas o compañías afectadas por las expropiaciones realizadas en Cuba en los años 60, y puede multar a las empresas extranjeras que «trafiquen» (gestionen) esas propiedades.

“Una política sabia»

Esas medidas «pretenden asfixiar la economía y dañar el nivel de vida de los cubanos para arrancarnos concesiones políticas que jamás aceptaremos», dijo el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, a los participantes del foro.

«Creo que se necesita una política sabia, no una política dura, porque la dura no tiene efectividad», declaró a la AFP Carlos Gutiérrez, ex ministro de Comercio de Estados Unidos, y actual presidente del Consejo de Negocios Cuba-Estados Unidos.

Gutiérrez, de origen cubano, considera que es sabio «que puedan venir los cubanoamericanos a invertir en Cuba». En ese sentido, Malmierca aseguró que «las normas cubanas no discriminan a ningún empresario por el origen del capital».

«No solo ratificamos esta posición, sino que abrimos las puertas a los interesados para brindarles el mismo apoyo que reciben el resto de los inversionistas extranjeros», apuntó. Según el ministro, Cuba aprobó en los dos últimos años negocios con capitales extranjeros por 4.500 millones de dólares, y en el primer semestre de 2019 se han aprobado asociaciones por 1.300 millones de dólares.

Animada presencia europea

La semana pasada, el secretario general del Ministerio de Asuntos Exteriores de Francia, Maurice Gourdault-Montagne, visitó la isla para revisar las relaciones políticas y económicas entre París y La Habana.

Una treintena de empresarios británicos viajó esta semana a la isla para explorar su mercado. La UE y Cuba suscribieron un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación en noviembre de 2017, y desde entonces se han celebrado cinco diálogos sobre derechos humanos, medidas coercitivas unilaterales, armas convencionales, no proliferación de armas de destrucción masiva y la Agenda 2030 para el desarrollo sostenible.

«Simultáneamente nuestra cooperación con Cuba ha aumentado en montos a más de 100 millones de euros en el curso del presente año», dijo Mimica. La UE desea «apoyar el compromiso de Cuba para mejorar el entorno de inversión con el fin de alentar a los agentes económicos y financieros de la Unión Europea a explorar iniciativas conjuntas», añadió.