Donald Trump, presidente de Estados Unidos, aseguró este viernes que todavía no acordó con China una retirada gradual de los aranceles.

“A ellos les gustaría dar marcha atrás, no hemos acordado nada. A China le gustaría hacer algo así como una marcha atrás, no una revocación completa porque saben que eso yo no lo haría», afirmó.

Añadió que se están llevando bien con el gigante asiático. “Ellos quieren hacer un trato, francamente ellos quieren hacerlo mucho más que nosotros. Estoy muy feliz ahora mismo. Estamos ingresando miles de millones de dólares”.

Las palabras de Trump sobre los aranceles contradicen el anuncio que hizo el jueves el Ministerio de Comercio chino. Informó que había llegado a un acuerdo con Washington para cancelar por fases los gravámenes que ambas partes se imponiendo desde 2018.

Fuentes conocedoras de las conversaciones en Estados Unidos confirmaron que el repliegue en los aranceles forma parte de la fase uno del acuerdo. Aún no se conocen propuestas concretas. Además, todavía es redactado por los equipos negociadores de Washington y Pekín.

Incógnita sobre los aranceles de diciembre

Dentro de la Administración estadounidense existen diferencias sobre cómo afrontar las negociaciones. Por ahora se mantiene en vigor una nueva subida de aranceles prevista para el 15 de diciembre. Afectaría importaciones chinas por valor de 156.000 millones de dólares.

Peter Navarro, principal asesor comercial de la Casa Blanca, señaló que la imposición de gravámenes sigue estando sobre la mesa. No descartó que sea finalmente suspendida.

“Lo que está sobre la mesa son los aranceles que vienen en diciembre”, dijo. “Estaríamos dispuestos, yo creo; bueno, depende del presidente, a posponer esos gravámenes», apuntó Navarro.

El gobierno chino exige en las conversaciones que se cancele esa nueva ronda de aranceles. Por el momento Washington se resiste a dar su brazo a torcer.

De producirse, la nueva tanda de gravámenes impactaría en teléfonos y computadoras. Además, cubriría prácticamente el total de los intercambios comerciales entre los dos países.

Posible escenario del fin de la disputa

Pese a haber contradicho lo anunciado por Pekín, Trump insistió en su intención de reunirse con su homólogo chino, Xi Jinping. Con la intención firmar un acuerdo para poner fin a la guerra comercial en un escenario que podría ser Iowa.

Estaba previsto que ambos rubricaran un acuerdo durante la cumbre de la APEC en Chile, que se celebraría el 16 y el 17 en Santiago. La cita tuvo que ser cancelada por las protestas.

rump reiteró este viernes que la firma podría ser en Iowa o en otra granja de Estados Unidos.

Iowa, estado eminentemente agrícola, es clave en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020. Es el primero en celebrar su proceso de primarias. Además, se ve fuertemente golpeado por la guerra comercial debido a los gravámenes que Pekín impuso sobre la soja.

Un acuerdo en fases

Trump describe las negociaciones como un proceso de tres etapas, del que todavía no hay acuerdo para la primera fase.

Ya en octubre Estados Unidos informó de una posible tregua en la disputa comercial con China. Anunció una congelación de los aranceles que tenía previsto imponer ese mes. Aseguró que Pekín aumentaría sus compras de productos agrícolas estadounidenses hasta llegar a entre 40.000 y 50.000 millones de dólares.

La de Washington indica que el pacto incluiría medidas relativas a la devaluación de la divisa china y temas de propiedad intelectual. Aunque no abordará uno de los temas más espinosos: la obligación de las empresas extranjeras en China a compartir información tecnológica con el gobierno.

Ese tema quedará relegado a una segunda fase, de acuerdo con lo explicado por Trump en los últimos días.

Un susto para los mercados

Los mercados recibieron con sorpresa las declaraciones deTrump este viernes. El Dow Jones de Industriales, principal indicador de Wall Street, registró una bajada de 0,2%. El selectivo S&P y el Nasdaq también experimentaron una bajada de dos décimas, aunque luego remontaron.

La posibilidad de un acuerdo comercial dio esperanzas a los mercados, que cotizaron a niveles más altos este mes.

El jueves, después de que Pekín anunció el acuerdo con Washington, Wall Street cerró en verde. Su principal índice, el Dow Jones, marcó un nuevo récord histórico con una subida de 0,66%.