La venezolana Yusbell Arcaya, que se dedica a ser analista de recursos humanos desde hace 19 años, recibía un sueldo siete veces superior al salario mínimo establecido por la ley, hasta hace pocos días.

Nicolás Maduro anunció el aumento de salario mínimo, luego de la reconversión monetaria realizada el 20 de agosto, a 1.800 bolívares soberanos (Bs F 180.000.000).

En septiembre, obreros, profesionales, profesores con doctorados y secretarias pasaron a cobrar el mismo salario mínimo, reseñó Reuters.

“Estoy ganando igual que la muchacha que pisa el botón para abrir la puerta. No la denigro porque empecé así, pero yo luché, estudié y trabajé duro. Ahora resulta que no vale nada”, dijo Arcaya.

Profesionales y trabajadores han protestado en las calles en contra de la unificación de las escalas salariales que se acordaron al firmar los contratos colectivos.

“Se aplicó una tarifa plana por este mes y, dependiendo de las condiciones, se fijarían diferencias entre salarios en octubre o noviembre”, indicó una fuente a Reuters.

Algunos comerciantes y empresarios no han podido pagar el nuevo salario mínimo a sus trabajadores, por lo que han negociado realizar pagos fraccionados o han cerrado sus locales.

Con información de Reuters.