Como parte de la evaluación integral de los servicios de pagos electrónicos, la Superintendencia de las Instituciones del Sector Bancario reiteró la orden a representantes de la banca nacional de revisar los contratos con proveedores de puntos de ventas a fin de evitar irregularidades en el mecanismo.

“Hemos conseguido proveedores que están arrendando los puntos de venta. En ese caso di la orden de revisar uno a uno los contratos de esas compañías. Nosotros vamos a tomar medidas, no vamos a permitir que se aprovechen de las necesidades de nuestro pueblo”, destacó el superintendente Antonio Morales.

Durante una reunión de trabajo con representantes del Banco Central de Venezuela, banca pública y privada, operadoras de tarjetas y proveedores de puntos de venta, se evaluó el cumplimiento de la resolución 116.17, que se refiere a las normas que regulan la contratación con proveedores que efectúen la comercialización de puntos de venta.

En esta, se estipula que las instituciones bancarias están obligadas a incluir en el contrato el monto de la prestación del servicio, reseñó AVN.

Sin embargo, en inspecciones se evidenció que las instituciones bancarias han delegado las responsabilidades inherentes al servicio de puntos de venta en los proveedores del servicio, aun cuando las entidades son las responsables.

En tal sentido, Morales añadió que en los abordajes se detectó una cantidad de distorsiones que se transforman en el negocio de lo que tildó de un grupo inescrupuloso, por lo que reiteró que la labor del ente regulador es corregir esas irregularidades.