Las existencias de gasolina en Venezuela se agotarán en un mes, afirmaron este jueves representantes de los trabajadores de la estatal Petróleos de Venezuela, que calificaron de grave la situación de desabastecimiento de combustible.

«Aquí hay gasolina para un mes», dijo Luis Hernández, director del Frente de Trabajadores Petroleros de Monagas. »Habrá desabastecimiento total», pronosticó.

En una manifestación de sindicatos en Caracas, Hernández sostuvo que la situación de la gasolina es sumamente grave y que afecta sobre todo 16 estados, que están críticos, dijo, entre ellos Táchira, Mérida, Portuguesa y Bolívar.

En los últimos meses, la escasez de gasolina se ha agudizado paulatinamente en las ciudades del interior del país, como ocurre en estados fronterizos, lo que ha llevado a algunas regiones a imponer racionamiento programado para la venta de combustible.

«Existe ahorita, en este momento, una discriminación, ¿cuál es la discriminación? Que para Caracas sí hay gasolina, pero en el interior del país, en 16 estados, sí hay esa debacle», expresó Hernández.

Expertos han alertado que la escasez los combustibles se agravará paulatinamente debido a que Pdvsa tiene dificultades para recuperar la extracción de hidrocarburos, y sus refinerías trabajan muy por debajo de la capacidad instalada.

Hernández afirma que la falta de divisas y aditivos otros también influyen en la escasez de gasolina.

La casi totalidad de las seis refinerías en el país están totalmente paralizadas, simplemente la del Complejo Refinador de Paraguaná está trabajando a 10%, señaló el representante de los trabajadores. Añadió que no hay manera de ponerlas a funcionar porque para ello hace falta una transformación.

Agregó que la disponibilidad de las dos variedades de gasolina que se comercia para el parque automotor (91 y 95 octanos) también está en riesgo porque se está viendo la paralización de la de 95 octanos, la que está llegando es la de 91 octanos.

En cuanto a la gasolina importada, solución que ha implementado el oficialismo para atender la demanda de combustibles, Hernández manifestó dudas acerca de la calidad del producto que se adquiere en Rusia.

Advirtió que los aditivos que se incorporan a los hidrocarburos no son los correspondientes para las variedades de 91 y 95 octanos, lo cual pone en riesgo a los usuarios y sus vehículos.

Lamentó que a pesar de las limitaciones para los usuarios, se mantenga el contrabando hacia los países fronterizos, con la intención de revender la gasolina a precios internacionales.

A juicio de Hernández, a la gestión de Maduro no le interesa que haya una paralización del parque automotor. «A ellos les interesa nada más mantenerse en el gobierno y que se caiga nuestra Venezuela a pedazos», expresó.