Las sanciones de Estados Unidos a Pdvsa podrían generar unas pérdidas de 11.000 millones de dólares a Nicolas Maduro, de acuerdo con el gobierno de Donald Trump,informó La Voz de América.

Las medidas también impactarán la producción, pues Venezuela no podrá comprar petróleo ligero norteamericano para mezclarlo con su crudo pesado. 

Con esas restricciones, Washigton intenta «ahogar» a Maduro. Sandra Oudkirk, vicesecretaria de la Oficina de Recursos Energéticos del Departamento de Estado, indicó que las sanciones buscan ejercer presión contra él y sus aliados, minimizar su recibo de ingresos de Estados Unidos y salvaguardar el sistema financiero de ese país.

Los expertos coinciden -afiema la VOA- en que las sanciones, que algunos califican de un embargo ‘de facto’, podrían tener consecuencias negativas para los venezolanos.

Lea la nota completa en VOA.