Desde  hace más de 15 días los trabajadores de las empresas básicas de Ciudad Guayana, en el estado Bolívar, han protestado para exigir que se respete el tabulador de los sueldos y salarios. Ayer la situación no fue distinta, nuevamente salieron a las calles pero esta vez se sumaron los empleados de la Corporación Venezolana de Guayana.

No solo tomaron la avenida Guayana a la altura del Portón I de la Siderúrgica del Orinoco, que impidió la salida o ingreso de la localidad, sino también los accesos que conducen a los tres puentes de la ciudad que conectan a Puerto Ordaz y San Félix. Pasada las 11:00 de la mañana los trabajadores permitieron el acceso a través de uno de los puentes mientras que los otros dos siguieron tomados.

Las avenidas se llenaron de cauchos quemados y hasta un autobús Yutong, de Sidor, fue incendiado. Los trabajadores aseguraron que fue quemado por  guardias nacionales y estos señalaron que fueron los empleados.

“Los trabajadores de Guayana estamos unidos y le exigimos al presidente de la CVG, Pedro Maldonado, que cumpla la Constitución y que los contratos colectivos y las tablas salariales sean respetados”, expresó el secretario general del sindicato, Isnardo Rodríguez, de la Briquetera de Venezuela.

Más de 40 sindicatos de las compañías básicas han participado en las manifestaciones registradas en el estado Bolívar. Le reclaman al presidente Nicolás Maduro que se acate el decreto 3601. “Está intentando dar un golpe de Estado. El salario está constituido como un derecho fundamental. Pedimos que se cumpla y se haga una auditoria para ver a dónde fueron a parar los 1.800 millones del Fondo Chino, que desviaron de las empresas de Guayana. Nuestros hijos están pasando hambre”, afirmaron dirigentes sindicales.

Demandaron la renuncia de la directiva del Ministerio del Trabajo, núcleo Ciudad Guayana, “por traicionar a la clase trabajadora”. Anunciaron que los movimientos de calle se mantendrán hasta que atiendan satisfactoriamente la situación.

«Ante la respuesta negativa de la CVG, los trabajadores rechazamos la usurpación de algunos dirigentes que fueron a Caracas a negociar la escala salarial. Los trabajadores han comido porque han vendido sus electrodomésticos. No podemos permitir que nos quiten los tabuladores de la noche a la mañana», sostuvo José Luis Hernández, presidente de Sutiss.