La compañía Petróleos de Venezuela está tomando medidas para adaptar su estructura a la elaboración de crudo pesado a pesar de la falta de nafta importada. 

Una de las sedes industrales llamada José podrá ser rediseñada para que la nafta sobrante de gas líquido sea redirigido al complejo de PetroPiar que se encarga de mejorar el crudo pesado, señaló la empresa para Argus Media.

Aunque las declaraciones tratan sobre restructurar las industrias, estas sedes han estado paralizadas desde hace meses debido a la falta de materia prima y problemas con los equipos. 

PDV Gas, filial de la compañía, surtiría de nafta a los complejos ubicados en la franja petrolífera del Oricono para diluir el crudo extrapesado que allí se extrae. 

Trabajadores de la filial aseguraron a la agencia que este proyecto podría tardar en ejecutarse y en tener repercusión en la producción de crudo pesado debido a la limitada capacidad del personal y de los equipos de trabajo. 

«La producción de gas es insuficiente. Ninguno de los principales activos de PDV actualmente opera a más de 50% de la capacidad de la placa de identificación», dijo uno de los empleados. 

Con información de Argus Media