En estaciones de servicio en el este de Caracas reaparecieron las colas esta semana y no era por escasez de gasolina, en esta ocasión. Los conductores llenaban sus tanques como previsión de los efectos que podrían tener las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos a Petróleos de Venezuela.

“No sabemos qué va a pasar ahora. Estamos esperando”, dijo un trabajador en una gasolinera en la avenida Rómulo Gallegos. “Hay que estar pendiente de las noticias para saber que está pasando”, añadió.

Las restricciones al sector petrolero anunciadas esta semana por el asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, pueden limitar el abastecimiento de combustible en el país.

“Desde la segunda quincena de diciembre hasta la primera quincena de enero se hicieron compras compulsivas de gasolina a Estados Unidos, suficientes para satisfacer la demanda a nivel nacional durante un lapso de 10 a 12 días. Ha habido una seria reducción del parque automotor en el país. Si tuviéramos el que estaba activo en 2012, lo que se compró alcanzaría solo para 5 días”, explicó Iván Freites, directivo de la Federación Unitaria de Trabajadores  Petroleros de Venezuela y secretario general del Sindicato de Trabajadores Petroleros y Gasíferos del estado Falcón.

El dirigente sindical añadió que a pesar de las recientes importaciones de combustibles, el déficit continuará en las zonas fronterizas debido al contrabando. “Tenemos un consumo de 190.000 barriles de gasolina diarios y ya el año pasado teníamos un déficit de 60.000 barriles diarias. La importación desde Estados Unidos se ubicaba 60.000 barriles. Ahora ya no contamos con eso ni con nafta”, dijo Freites.

José Bodas, secretario general de la Futpv, aseguró que el déficit de gasolina viene desde 2005.

El sindicalista dijo que las sanciones estadounidenses afectan además la producción de combustible en el país. “La sanción a la industria petrolera restringe la compra de los aditivos necesarios para la mezcla de la nafta para convertirse en gasolina apta para vehículos. No podríamos hacer gasolina”.

El ingeniero y especialista en refinación Francisco Javier Larrañaga indicó que por el deterioro de las refinerías Amuay, Cardón, El Palito y Puerto La Cruz no se está produciendo gasolina de alto octanaje. “Por un lado, las sanciones restringen las divisas que podría recibir el gobierno ilegítimo de Nicolás Maduro y, por otro lado, tenemos un estado de deterioro general de la producción de gasolina. La unidad de craqueo catalítico de Cardón no está funcionando”, aseveró.

Bodas añadió que el Complejo Refinador de Paraguaná está operando entre 20% y 25% de su capacidad y, de allí, que gran parte de la gasolina que se distribuye en el país es importada.

Larrañaga hizo énfasis en la dificultad que tendrá Maduro de importar gasolina de otras partes de la región debido a las tensiones diplomáticas. “Los países de América Latina de los que se pudiera importar esa cantidad de gasolina para abastecer el mercado están rompiendo relaciones con Maduro. Esos serían los países más cercanos a los que se les podría comprar”.

Exportación en peligro

La exportación de crudo venezolano también se verá afectada por las sanciones. “Será difícil enviar el petróleo a otros mercados porque nuestros crudos son pesados, con mucho azufre y residuos metálicos, que solo pueden comprar refinerías dotadas de procesos de conversión profunda”, señaló José Toro Hardy, ex directivo de Pdvsa.

El experto en economía petrolera afirmó que los únicos interesados en comprar el petróleo venezolano, aparte de Estados Unidos, son aquellos que buscan mezclarlo con crudos livianos para lograr una mezcla media.

A pesar de la posibilidad de que Maduro no envíe más petróleo a Estados Unidos por no tener acceso a las cuentas con las que pagan las exportaciones, Toro Hardy considera que no tiene muchas opciones a corto plazo para sustituir el mercado estadounidense.

“Es posible que la decisión de Maduro sea la de no enviar más petróleo a Estados Unidos porque quien dispondría de esos recursos es Juan Guaidó”, indicó. Sostuvo que las restricciones afectarían también a la filial petrolera Citgo, que tendría que importar petróleo a mayor precio de otros países proveedores de crudo pesado o extrapesado como Canadá.

«Citgo puede comprar petróleo de otros lugares, pero nunca al mismo precio que obtiene al adquirirlo de Pdvsa y procesarlo en las mismas refinerías. La medida puede afectar también a las refinerías de Valero y Chevron, que usan crudo venezolano».

Producción venezolana en riesgo

Rafael Gallegos, ex trabajador de Pdvsa, advirtió que las restricciones afectarán también la producción de crudo en el país, que ha decaído a niveles históricos de acuerdo con el informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

«Aunque se puede intentar importar los diluyentes de otros países, entrará menos dinero para comprarlos, por lo que puede afectar un poco la producción de la faja», explicó.

A pesar de estas advertencias, Maduro ha reiterado que hay «gasolina para rato» en el país.