Chevron Corporations aún posee alianzas con Petróleos de Venezuela, S. A. para impulsar la producción de crudo en el país a pesar de las restricciones que ha impuesto Estados Unidos a la administración de Nicolás Maduro. 

Fuentes relacionadas con la estatal venezolana revelaron a Bloomberg que la compañía estadounidense implemente nuevas tecnologías para magnificar la explotación de petróleo en el territorio nacional, incluso atienden los problemas de salud de los trabajadores para mantener el ritmo de trabajo en la filiales. 

La presencia de Chevron en Venezuela a pesar de las sanciones estadounidenses hacia los dirigentes políticos oficialistas simboliza una probable permanencia de negocios, incluso en el caso de un cambio político en el país. 

Pero la compañía estadounidense no es la única que ve la rentabilidad en la explotación de las reservas venezolanas. Empresas chinas y rusas, aliadas de la administración de Maduro, también aprecial el potencial del mercado ante unas sanciones que expirarán el próximo 27 de julio. 

«Si los productores occidentales se van, los chinos y los rusos dominarán las reservas de petróleo más grandes del planeta. No creo que el presidente estadounidense Donald Trump quiera eso», advirtió Raúl Gallegos, director asociado en la empresa consultora Control Risks. 

Las relaciones de Chevron y el oficialismo han sido ásperas después de la muerte de Hugo Chávez, presidente de Venezuela hasta 2013. Desde entonces, problemas legales y faltas en la ejecución de proyectos en la franja del Orinoco, por ejemplo, han hecho que la empresa fije una posición en contra del oficialismo para continuar con sus objetivos en el país. 

Con información de Bloomberg