Venezuela hiperinflación
Foto Archivo

Asdrúbal Oliveros, presidente de Ecoanalítica, denunció que Venezuela está atravesando un episodio de hiperinflación histórico. Aseguró que el país es la tercera hiperinflación más larga de la historia y tiene probabilidades de convertirse en la segunda.

Las declaraciones de Oliveros se dieron durante el foro Reconversión Monetaria realizado este martes 23 de marzo por el Observatorio Venezolano de Finanzas (OVF). El experto señaló que la economía del país atraviesa un problema estructural en el que las características de hiperinflación, la imposibilidad del régimen para atajar problemas y el cerco ideológico impiden ofrecer un escape a los problemas con los pagos y transaccionales tanto en bolívares como en dólares.

“Venezuela está en un episodio hiperinflación importante y se acerca a casos icónicos. Luego de 3 años, este ciclo de hiperinflación estructural condiciona la conducta de los agentes económicos. La salida del ciclo incluye medidas drásticas y elementos de credibilidad muy elevados para ir modelando expectativas. Los cambios no serán tan rápidos”, explicó.

También comentó que el pico más fuerte de hiperinflación en Venezuela se registró en 2018, gracias al cual se profundizó el esquema de dolarización. Asimismo, señaló que Venezuela tiene una grave distorsión, una diferencia de precios relativos. “Todos los rubros crecen más rápido que la educación. Los rubros de Transporte y Restaurantes y Hoteles, tienen las variaciones más agresivas. Esto es una muestra de la disparidad, de cómo se mueven los precios en una economía como la venezolana”, aseveró.

“El problema de la hiperinflación es un problema fiscal, monetario, con trasfondo fiscal. Hay una destrucción de capacidad de recaudar ingresos o impuestos del Estado venezolano” manifestó el director de Ecoanalítica.

Oliveros también enfatizó que resolver la hiperinflación ha durado porque tiene un colapso de Estado. “Se requiere una solución estructural a estos temas, si no, el problema de la moneda seguirá”, concluyó.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!