La Comisión de Normas de la Organización Internacional del Trabajo lamenta que el gobierno venezolano no haya respondido a las recomendaciones sobre sus políticas de empleo hechas en la Conferencia Internacional del Trabajo reunida en junio de 2016 en Ginebra, Suiza, revela el informe de esa instancia de la OIT.

El Ejecutivo debió enviar los recaudos correspondientes a más tardar en enero pasado pero no lo hizo pese a la insistencia de la OIT que además instó al gobierno a aceptar la visita al país de una misión tripartita de expertos para evaluar el estatus del cumplimiento del convenio 122 sobre políticas de fomento al empleo decente con salario digno.

En el marco de la 106 Conferencia de la OIT de Ginebra, la Comisión abordará hoy con los representantes del gobierno, los empleadores y los trabajadores, el caso Venezuela en lo que da la oportunidad a las autoridades del trabajo de presentar los correctivos a los a incumplimientos.

En la OIT es poco frecuente que patronos y trabajadores lleven quejas sobre un mismo convenio, pero en el caso venezolano los reclamos provienen de la Organización Internacional de Empleadores, Fedecámaras y las centrales obreras ASI, CTV, CGT, Codesa y Unete.

El informe indica que la OIE y Fedecámaras “sostienen que no existe dentro de la planificación macroeconómica del país una política coordinada para la ejecución conjunta de planes de empleo”, lo cual se refleja en el avance de la pobreza y la pobreza extrema de 53% a 76% y de 25% a 53%, respectivamente, entre 2014 y 2015.

Anota que Venezuela registra la inflación acumulada de 565% entre 2015 y 2016, además de que “un gran número de empresas están inoperativas por falta de materias primas y la producción está seriamente restringida”.

“Las organizaciones sindicales indican que el gobierno oculta información sobre las tendencias del empleo, especialmente el juvenil, y no existen medidas o políticas para favorecer su inserción laboral duradera en el mercado de trabajo, particularmente para las categorías de jóvenes más desfavorecidas”, refiere el informe.

La Comisión también toma nota de las observaciones de la OIE y Fedecámaras en cuanto a que el gobierno continúa incumpliendo su obligación de consultar a los representantes de los empleadores y de los trabajadores para formular la política de empleo, y en lo cual Fedecámaras, a pesar de su representatividad por tener afiliadas cerca de 300 cámaras, lleva 17 años de no ser consultada por el gobierno.

Refieren que el gobierno incumplió el compromiso con el Consejo de Administración de la OIT, en marzo de 2016, de un plan de acción para conformar una mesa de diálogo y generar un cronograma de reuniones con Fedecámaras y las organizaciones obreras independientes.

Loading...