Emprendimiento
Foto: Referencial

La crisis que atraviesa el país ha impulsado la diáspora pero también se ha vuelto una nueva oportunidad para los emprendimientos. Tal es el caso de Mi Hijo Suplente, un iniciativa que comenzó como un favor de asistencia entre vecinos y se volvió una empresa.

Los venezolanos María Gabriela Chalbaud, Yanet Calderón y Mauricio Arcas tuvieron la idea de apoyar y atender a los adultos mayores dentro y fuera de sus hogares.

Esta nueva propuesta está formalmente en el mercado desde comienzos de año. Se fundamenta en acompañar, apoyar y ayudar a la tercera edad brindado un servicio cercano y de calidad.

Mi hijo Suplente ayuda al adulto mayor al momento de trasladarse de un lugar a otro, en el seguimiento de sus consultas médicas,  compras y entrega de alimentos y medicamentos. Además de organizar actividades deportivas y recreativas.

El personal de Mi Hijo Suplente está calificado en atención humana, incluye psicopedagogos y educadores. Actualmente cuentan con tres señoras especialistas en dichas áreas.

«Queremos suplir la necesidad del familiar, de que este tranquilo y beneficiar en este caso a los abuelos. Ellos lo que quieren es que los escuchen, ellos no tienen quien los escuche» explicó Yanet Calderón, cofundadora de Mi Hijo Suplente.

Inquietud personal

María Gabriela Chalbaud, fundadora de Mi Hijo Suplente, enfatizó en que no se trata de una fundación sino de una empresa con impacto social. Sus principales valores son la solidaridad, la empatía y el respeto.

«Es lo más importante para que nuestro servicio tenga calidez humana. Además poder mejorar la calidad de vida de nuestros abuelitos y que a su vez reciban el trato que se merecen», dijo Chalbaud.

La idea de brindar un servicio de acompañamiento surgió de una inquietud  personal debido a que es hija única y cuando se han presentado contingencias de salud con su madre ha necesitado apoyo. «Es complicado cuando uno no tiene hermanos», expresó.

«Lo empezamos a hacer como de favor y se fue transformando en otras cosas. Posteriormente nos pareció que podía ser una buena idea de emprender», añadió.

Yanet Calderón, también responsable de las finanzas de Mi Hijo Suplente, señaló «es un proyecto que se ha transformado en una idea estructurada. Queremos darle sentido empresarial, creemos que tiene muy buen impacto social y que también puede aportar a nivel económico para quienes forman parte de el».

Emprender en Venezuela

Chalbaud y Calderón coincidieron en que tener un emprendimiento actualmente «es una aventura»  debido a las complicaciones que surgen «especialmente con los altos costos, mantener los carros es complejo, el manejo de los tiempos en la ciudad, hacerse un nombre, entre otras».

Mi Hijo Suplente ha participado en varios concursos, uno de ellos los hizo ganarse una beca en el Instituto de Estudios Superiores de Administración. Actualmente participan en la semifinal del Concurso Ideas. «Esas son cosas positivas. Creo que el país está haciendo cosas positivas para ayudar a los emprendedores», consideró Cahalbaud.

«Yo le diría a los venezolanos que esta necesidad que tenemos que nace de una diáspora, que no es buena, pero para nosotros es una oportunidad de emprender. No solo para beneficiarnos nosotros sino para ayudar a otras personas», expresó Calderón.

Agregó: «El que se va sigue aportando desde afuera pero el que se queda tiene  muchas oportunidades acá. Todos estos emprendimientos que hemos visto también tienen un lado social. Hay una onda ahorita de las empresas no solo del aporte económico sino también del aporte social y el ambiental también».

Miras al crecimiento

Este emprendimiento busca su expansión dentro del territorio nacional. «Nuestra idea es empezar aquí en Caracas pero nos gustaría llegar por lo menos a las cinco ciudades principales y poder proyectar la idea a nivel nacional», señaló Chalbaud.

«De hecho nosotros tenemos a futuro unos planes de Beca a un Abuelo Venezolano, nuestra idea es aportar a la sociedad, en este caso en la población del adulo mayor», añadió Calderón.

Esta iniciativa atiende a adultos mayores y personas que necesitan atención por alguna condición o impedimento de salud. Actualmente le prestan el servicio 15 abuelos los cuales son atendidos entre cinco personas.

Adicionalmente, las personas interesadas en contar con la atención y acompañamiento de Mi Hijo Suplente pueden contactarlos por vía telefónica, correo electrónico o sus redes sociales y concretar una cita.

En el encuentro explican a los familiares en qué consiste la su asistencia a los abuelos y los planes que tienen con las horas que contempla cada uno. También se acuerda la forma de pago la cual puede ser en bolívares o en divisas.

@jmmu93