Aranceles

Los productos mexicanos representan ahora 14,4% del total de las importaciones en Estados Unidos, un nivel récord para las exportaciones de México alcanzado en medio de la guerra comercial que mantiene el presidente Donald Trump con China.

Según informó el último reporte de la Oficina de Comercio de Estados Unidos, las exportaciones mexicanas a su vecino del norte registraron un valor de 240.738 millones de dólares de enero a agosto de este año, lo que refleja un crecimiento de 5,5% a tasa anual y 12.446 millones de dólares más que el mismo periodo del año pasado.

En contraste, en este lapso, las importaciones de Estados Unidos provenientes de China cayeron 12,5% -el equivalente a 43.245 millones de dólares- por lo que ahora representan solo 18,1% de la cuota de mercado, con un valor de 301.700 millones de dólares, según el Gobierno estadounidense.

Este fenómeno se explica porque México ha sido «el principal beneficiado en términos absolutos» de las tensiones comerciales entre Washington y Pekín desatadas tras la llegada de Trump a la Casa Blanca en 2017, expone este sábado a Efe el economista Luis de la Calle.

«Le estamos quitando participación a la economía China en el último año», dice De la Calle, quien subrayó que aproximadamente la nación asiática ha perdido 2,6 puntos porcentuales de cuota de mercado.

Y México ha aprovechado cerca de 35% de dicha pérdida por parte de China, indica De la Calle, quien ayudó a negociar el aún vigente Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que entró en vigor en 1994.

Trump mostró optimismo este viernes por llegar a un «acuerdo parcial» con China, al reunirse en la Casa Blanca con el vice primer ministro chino, Liu He, y suspendió su plan de subir, la próxima semana, de 25% a 30% los aranceles a importaciones chinas por valor de 250.000 millones de dólares.

Aun así, funcionarios estadounidenses matizaron que el acuerdo no es definitivo, por lo que no se descarta un incremento arancelario programado para el 15 de diciembre.

Estados Unidos y China retoman las conversaciones comerciales esta semana

Hasta ahora, Estados Unidos ha impuesto gravámenes a las importaciones chinas por un valor de 360.000 millones de dólares.

Ante esta escalada, la Cámara Americana de Comercio en México destaca que los productos mexicanas ofrecen competitividad a Estados Unidos, por lo que se abren oportunidades en alternativas como madera, minerales y químicos, y en la manufactura, como en maquinaria no eléctrica, electrónicos y autopartes.

«Nuestra integración no tiene marcha atrás, por lo que, más allá de cualquier coyuntura comercial internacional, México está listo para atraer más inversión, impulsar su manufactura y seguir siendo el mejor aliado de Estados Unidos», asevera a Efe Francisco Pontón, presidente del Consejo de AmCham, en su capítulo Monterrey.

Las posibilidades del T-MEC

De la Calle considera que el retraso de la entrada en vigor del nuevo Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, congelado en el Congreso estadounidense y el Parlamento canadiense, no afecta verdaderamente el intercambio comercial.

Esto porque continúa en vigor el tratado comercial, y de hecho, el T-MEC es en realidad «95% del TLCAN».

En tanto, la AmCham pronostica que las oportunidades de negocio «crecerán potencialmente» tras su ratificación.

«En este sentido, para incrementar el papel de México como proveedor de Estados Unidos, resulta clave la suma de esfuerzos entre la iniciativa privada y del Gobierno para fortalecer los canales de comercio y consolidar a Norteamérica como la región más competitiva en el mundo», enfatiza Pontón.

En eso coincide la Secretaría mexicana de Economía (SE), que agrega que, derivado «en gran parte» de la política comercial de Trump con China, México se consolidó durante los primeros nueve meses del año como «el principal socio comercial» de Estados Unidos, con un intercambio que equivale a 414.200 millones de dólares.

«Bajo esa óptica y mientras la tensión comercial entre Estados Unidos y China continúe, México se presenta cada vez más como una oportunidad para empresarios e inversionistas de diferentes nacionalidades, incluso de China, para acceder desde México al mercado estadounidense», indica la SE a Efe en una nota informativa.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, se mostró este viernes esperanzado con que el T-MEC se ratifique en el Congreso estadounidense este mismo mes.

Y para generar presión, esta semana envió una carta a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, además de reunirse con legisladores de ese país. EFE

ppc/mqb/dsc