El gobernador de Venezuela ante el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), Ricardo Hausmann, alertó este miércoles de que el producto interno bruto del país caerá hasta 62% para finales de este año.

Así lo aseguró durante la jornada de clausura de la Asamblea de Gobernadores que el BID ha celebrado este año en la ciudad costera ecuatoriana de Guayaquil (suroeste).

Hausmann comparó la situación económica del país con la de las naciones vecinas y dijo que la crisis económica venezolana es 10 veces peor que la peor recesión que vivió Ecuador en su historia, 2 veces más grande que la Gran Depresión norteamericana y 3 veces superior a la mayor recesión económica de un país latinoamericano.

También advirtió que el salario mínimo venezolano no da para alimentar al trabajador y mucho menos a su familia, una situación de la que tampoco se salvan los trabajadores del sector público.

«No es casualidad que 5 millones de venezolanos hayan abandonado el país y que más o menos 10% se hayan asentado en Ecuador», expresó. 

En la sexagésima Asamblea de Gobernadores del BID se ha hablado mucho sobre la situación de Venezuela, y los ponentes reivindicaron la necesidad de que se les conceda asistencia internacional a los países receptores para paliar el peso humanitario y económico de la migración venezolana.

Tanto el primer mandatario ecuatoriano, Lenín Moreno, como la vicepresidente de Colombia, Martha Lucía Ramírez, lamentaron que esta situación esté superando la capacidad de acogida de ambos países, donde se calcula que se han asentado medio millón y más de 1,5 millones de venezolanos, respectivamente.

El delegado del presidente interino de Venezuela como gobernador del país ante el BID apuntó que la única manera que Venezuela tiene para salir de la situación de recesión económica es siguiendo el «Plan País», un proyecto de reestructuración de la deuda diseñado por el equipo de Juan Guaidó.

El gobernador venezolano también señaló como culpable del problema al régimen de Nicolás Maduro, y advirtió acerca de la necesidad de destituirle para que el «Plan País» pueda hacerse efectivo.

Hausmann explicó que este plan económico consiste en reestructurar la deuda externa de Venezuela y abrir el sector petrolero a la inversión extranjera mediante una nueva ley de hidrocarburos.

El «Plan País» también propone rescatar la luz, el agua y la salud como elementos prioritarios para mejorar los niveles de vida de Venezuela a través de lo que ha llamado una transferencia social para atender la crisis humanitaria.