“Se determinó que posee empresas vinculadas y clientes que mantienen relaciones comerciales con países en jurisdicciones y/o zonas geográficas consideradas de riesgo alto”, dice comunicado de la Sudeban | Foto: Referencial

El Grupo Financiero Banco Occidental de Descuento informó que apelará el fallo de un tribunal de Curazao que declaró en bancarrota el Banco del Orinoco, que forma parte de sus activos.

Los representantes legales de BOD afirmaron en una nota de prensa que se buscará proteger los activos de su subsidiaria, los cuales calculan en 1.165 millones de dólares.

Un Tribunal de Primera Instancia de Curazao declaró en quiebra el Banco del Orinoco por considerar que «los activos de la entidad son sumamente limitados. Mientras, las deudas son sustanciales».

Intervención

La filial de BOD está intervenida desde el 5 de septiembre por el Centrale Bank van Curacao en Sint Maarten.

En un comunicado emitido ese día se indicó que el Centrale Bank solicitó una medida de emergencia «en vista de ciertas deficiencias existentes en el Banco del Orinoco NV».

El grupo financiero venezolano sostiene que cuenta con el apoyo mayoritario de los ahorristas para llevar adelante la apelación.

Considera que el juicio en Curazao «tiene vicios de forma y fondo, ya que los accionistas y ahorristas no fueron notificados».

Denuncia que el banco central curazoleño solicitó la bancarrota a pesar de conocer el inicio del proceso de arbitraje que solicitó el grupo.

«Tiene suficientes fondos operacionales y un capital propio en exceso de los depósitos de sus clientes, de más de 400 millones de dólares», asegura.

Agregó que la firma auditora Ernst and Young reporta que los activos del Banco del Orinoco estaban valorados en 1.165 millones de dólares en enero de 2019.

Acciones internacionales

El BOD adelantó que inició acciones internacionales al referirse a un proceso de arbitraje internacional que solicitó y que parte de un tratado suscrito entre Holanda y Venezuela.  Considera que «se han agotado todas las vías locales para resguardar los derechos de los accionistas y ahorristas».

La entidad bancaria acusa al gobierno de Curazao y de aplicar «prácticas discriminatorias e irracionales de manipulación y ocultamiento de información en perjuicio  de depositantes y accionistas».