El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, dijo que el proyecto que busca sancionar a los gigantes del digital no es discriminatorio porque también se dirige a empresas de otros países, como China | AFP

El ministro de Economía y Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, aseguró este martes que la Unión Europea está dispuesta a responder con contundencia si Estados Unidos impone aranceles hasta 10 100% a ciertos productos galos en respuesta a la tasa a las tecnológicas aprobada por Francia.

En una entrevista en la emisora Radio Classique, el responsable de Economía dijo que contactó este lunes a la Comisión Europea para garantizar que habría una respuesta contundente en caso de nuevas sanciones.

«Las cosas están claras entre los europeos: si hubiera nuevas sanciones estadounidenses, la UE estará dispuesta a responder», señaló.

Le Maire tachó de inaceptable el anuncio de Washington de que impondrá aranceles por valor de 2.400 millones de dólares a ciertos productos franceses en respuesta a la imposición de una tasa del Ejecutivo galo sobre los servicios digitales de grandes tecnológicas, como Google y Facebook.

«Es inaceptable, no está a la altura de un aliado y no es el comportamiento que esperamos de Estados Unidos hacia uno de sus principales aliados, Francia, y de manera más general, Europa», criticó.

Según Le Maire, el proyecto que busca sancionar a los gigantes del digital no es discriminatorio porque también se dirige a empresas de otros países, como China, y tiene por objeto «restablecer la justicia fiscal».

«Hay un proyecto de imposición fiscal a nivel internacional que está sobre la mesa de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico al que Francia ha dicho sí y para el que se han tenido en cuenta todas las reivindicaciones y expectativas estadounidenses», dijo.

En su opinión, si Estados Unidos no acepta ese plan internacional estaría faltando al compromiso que adquirió a finales de agosto en la cumbre del G7 en Biarritz, al no querer encontrar una solución internacional a la cuestión digital.