Los ciudadanos y las empresas no pueden acceder a créditos debido al encaje legal bancario establecido el 29 de enero, que los expertos consideran una de las medidas de restricción de liquidez monetaria más agresivas del mundo.

La decisión fue implementada por el Banco Central de Venezuela para frenar la tasa paralela del dólar, que hasta febrero se elevaba indeteniblemente, con el objeto de disminuir la hiperinflación, y se estableció en dos niveles, uno de 40% (ordinario) y otro de 100% (marginal).

“La gente y las empresas prácticamente no tienen acceso al financiamiento bancario en medio de una hiperinflación, y por supuesto se contrae la economía real y se complica más la situación en la que estamos. Muchas compañías van a ser inviables financieramente si continúa esta coyuntura”, indicó Henkel García, director de Econométrica.

El especialista en finanzas dijo que parte de la banca no puede cumplir con las reservas legales que le exigen y por ello decide no hacer más préstamos.

“La medida del encaje es muy agresiva. Al otorgar préstamos, los bancos se exponen a que la dinámica de las reservas que le exigen se le complique aún más”, señaló.

La economista Sary Levy advierte que la medida supone la eliminación absoluta del crédito a los ciudadanos. “Si las personas, en medio de la hiperinflación, no pueden acceder a préstamos, eso solo debilita el ya golpeado poder adquisitivo de la gente”.

El encaje legal »más agresivo del mundo»

La orden del BCV también ha sido cuestionada por José Guerra, diputado a la Asamblea Nacional, quien señaló que la situación del sistema financiero venezolano no es óptima y que muchos bancos no pudieron cumplir con el encaje.

“No quiero causar alarma, pero la situación de la banca nacional no es buena. Hoy muchos bancos no cubrieron el encaje. En lo que va de marzo, la banca no ha prestado un céntimo porque el encaje lo impide. Un encaje marginal de 100% es confiscatorio. Después no le echen la culpa a otro”, recalcó el economista en Twitter.

La situación ha sido denunciada asimismo por el gremio agropecuario. Celso Fantinel, vicepresidente de Fedeagro, dijo a Unión Radio. que el sector está en un “paro técnico” debido a que no tiene acceso a financiamiento. 

La economista Tamara Herrera afirma que »se trata de uno de los encajes más agresivos del mundo». «No hay precedentes similares de esto. El tema del encaje afecta en forma directa a la banca, y en forma indirecta a las empresas. Cuando perjudicas a las empresas, también desmejoras la situación de los consumidores y de la propia producción nacional”, añadió.

Señaló que a pesar de que el encaje “ahorca” el crecimiento de la liquidez monetaria, la emisión de dinero continúa creciendo porque el gobierno sigue distribuyendo bonos entre la población debido a que no puede contener la inflación.

“Esta es una forma contraproducente, y temporal, de pretender detener la subida del dólar paralelo. Cada vez que ese torrente de bolívares entra en las calles, la gente utiliza una parte para buscar divisas como refugio, porque en hiperinflación uno compra dólares para poder preservar su dinero e invertir. La única forma en que se rescatará el bolívar es dándole credibilidad”, indicó Herrera.