El petróleo bajó el martes, derribado por la destitución del consejero nacional de seguridad nacional de Estados Unidos John Bolton, un partidario de aplicar mano dura contra Irán.

El barril de Brent para entrega en noviembre cedió 0,3% a 62,38 dólares en el mercado de Londres, mientras que en el Nueva York el WTI para octubre se replegó 0,8% y quedó en 57,40 dólares.

La inesperada partida de Bolton anunciada por el presidente Donald Trump ocurre en un momento especialmente tenso entre Estados Unidos e Irán.

En las últimas semanas Trump ha expresado firmeza ante el programa nuclear iraní, pero también voluntad de negociar.

«John Bolton estaba en una línea dura contra Irán y presionaba por más sanciones a Teherán», dijo Matt Smith de la firma ClipperData. «Su destitución abre camino hacia un ablandamiento aún cuando la administración Trump no quiera reducir la presión», dijo.

El apaciguamiento entre Washington y Teherán debería hacer prever al mercado que la oferta no se afectará y en consecuencia el precio del barril no tiene allí razones para aumentar.