kilo carne
Foto Archivo

En Venezuela se necesitan alrededor de 7,8 salarios mínimos para adquirir un kilo de carne, el cual cuesta alrededor de 3,2 dólares. Aquellos que no pueden costear este monto se han visto obligados a comer trastes y huesos.

Para quienes dependen del salario mínimo la mejor opción es adquirir los huesos blancos que, de acuerdo con el diario La Prensa de Lara, cuestan alrededor de 50.000 bolívares. Otra de las opciones más baratas es el hueso rojo que está en 400.000 bolívares.

La asadura, incluyendo hígado, corazón y pulmones, se ubica en un 1.500.000 bolívares. Esta es otra de las opciones que suplantan el kilo de carne, imposible de adquirir para quienes viven de su pensión o los bonos del régimen.

Otra alternativa es hacer pedidos detallados que no sobrepasen los 300 gramos de un kilo de carne. Si se opta por bistec, algunos venezolanos insisten en que sean cortes delgados para rendir más las unidades.

En Barquisimeto, estado Lara, se venden alrededor de 2 reses a la semana solamente, informó La Prensa de Lara. La baja cifra de ventas se debe a la facturación en dólares que cada semana aumenta.

A esto se le suma la difícil situación con la gasolina y el gasoil en el interior que dificulta la llegada de los proveedores.

“A la gente no le alcanza el dinero y las ventas mermaron quedándose en el menudeo”, reconoce Alberto Alviarez, presidente de la Asociación de Frigoríficos y Carnicerías en Lara.

Los mostradores en los mercados municipales están vacíos. “La carne llega, pero no está teniendo salida”, explicó Ángel Peña para el medio.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo