RELIANCE-Conglomerado-indio
La empresa “ha estado suministrando a Venezuela productos permitidos, como diésel”, afirmó Reliance a EFE | P.V. Sivakumar

El conglomerado indio Reliance Ltd., una de la mayores refinerías del mundo, dijo este viernes a Efe que reanudará la compra de crudo venezolano que cesó en marzo pasado debido a las sanciones impuestas a Venezuela por Estados Unidos.

La empresa “ha estado suministrando a Venezuela productos permitidos, como diésel y, por lo tanto, puede reanudar el abastecimiento de crudo”, informó un portavoz de la compañía en un correo electrónico.

Según Reliance, “son acciones que cumplen con las sanciones de Estados Unidos, ya que el suministro de crudo contra el abastecimiento de productos aceptados está permitido”.

Mayor comprador

En marzo de este año, el conglomerado industrial indio interrumpió totalmente sus negocios con Pdvsa para cumplir con los requisitos de Estados Unidos.

Reliance era el mayor comprador indio de crudo venezolano y uno de sus principales proveedores de diluente. Este es necesario para procesar el crudo extrapesado que extrae el país y convertirlo en hidrocarburo exportable.

Pero la compañía también afirmó entonces que iba a detener las ventas del diluente “hasta que se levanten las sanciones” estadounidenses.

El gobierno de Donald Trump impuso sanciones contra Pdvsa con el objeto de presionar para lograr la salida del régimen de Nicolás Maduro.

Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, reconoció poco antes de la decisión de Reliance de suspender sus negocios con Pdvsa las presiones a varios países, entre ellos India, para que no negociasen con Maduro.

Menos crudo

A principios de este año, Manuel Quevedo, ministro de Petróleo del régimen, visitó Nueva Delhi con objeto de duplicar las ventas de crudo. También, para suplir el vacío dejado por su principal comprador anterior, Estados Unidos.

Datos de la OPEP actualizados este jueves indican que la petrolera venezolana extrajo en septiembre 11% menos de crudo que en el mes anterior. Además, acumula ya cinco meses consecutivos de caídas.

Se trata del nivel de producción más bajo de las últimas tres décadas, a excepción del desplome que sufrió en 2002 y 2003 por el paro petrolera.