Los aranceles son por un valor de 7.500 millones de dólares a productos agroalimentarios comunitarios | Cecilia Malmström | Comisión Europea

La Comisión Europea (CE) lamentó este viernes la entrada en vigor de los aranceles anunciados por Estados Unidos por un valor de 7.500 millones de dólares a productos agroalimentarios comunitarios.

«Lamentamos la elección que ha hecho Estados Unidos de seguir adelante con los aranceles. Este paso no nos deja otra alternativa que seguir en su debido momento con nuestros propios aranceles por el caso Boeing, en el que la nación Norteamericana ha sido declarada culpable de vulnerar las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC)», indicó la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström.

Los aranceles de 25% impuestos por el presidente Donald Trump ya entraron en vigor.

Llegan como respuesta al fallo de principios de octubre de la OMC, que la denuncia de Estados Unidos consideró ilegales los subsidios recibidos por el fabricante europeo de aviones Airbus.

En paralelo, la UE espera un fallo similar a principios del año próximo contra Estados Unidos por sus subsidios a su fabricante aeronáutico Boeing, que le autorizará a imponer sus propios aranceles a productos estadounidenses como medida de compensación.

Los más afectados

Los países más afectados por los aranceles estadounidenses son Alemania, España, Francia y el Reino Unido. Además de otras naciones europeas.

Malmström afirmó que la CE hará un seguimiento del impacto de esos aranceles, «especialmente en el sector de la agricultura». Aseguró que la institución está «comprometida con defender a las empresas, agricultores y consumidores europeos».

«Imponer aranceles mutuamente no va en el interés de nadie a largo plazo. Infligirá daños muy significativos a una cadena de suministros altamente integrada en los sectores de la aviación en Estados Unidos y en la UE. Resultará en daños colaterales para muchos otros sectores que ya sufren bajo las actuales tensiones comerciales», dijo la comisaria.

Las propuestas

Malmström recordó que ambos países son culpables de ir contra las normas de la OMC.

Por ello, como los mayores fabricantes de aviones de todo el mundo, ambos «tienen la responsabilidad conjunta de sentarse y negociar un acuerdo que sea equilibrado y que cumpla con la OMC».

Precisó que la UE «compartió propuestas concretas sobre subsidios a la aviación claramente identificados y sobre el apoyo futuro a nuestros respectivos sectores aeronáuticos».

«Esta oferta sigue sobre la mesa», insistió.

Malmström había solicitado el pasado viernes por carta al Representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, empezar a negociar un acuerdo en su disputa comercial por los subsidios a Airbus y Boeing para evitar la imposición de aranceles por ambas partes.