Cavilac Lácteos Los Andes
Foto: Referencial

El presidente de la Cámara Venezolana de la Industria Láctea (Cavilac), Roger Figueroa, aseguró este martes 25 de mayo que la empresa Lácteos Los Andes fue derrumbada luego de ser comprada por el Estado y hoy día queda muy poco de ella.

El fiscal general del régimen, Tarek William Saab, informó el pasado 14 de mayo la detención de Luis Augusto Piligra Jiménez, presidente de la compañía, por encabezar una extensa trama de corrupción en la compañía estatal.

Piligra fue privado de libertad tras ser señalado por los delitos de peculado doloso, concierto de funcionario con contratista, posesión ilícita de arma de fuego, boicot con la modalidad agravada de desestabilización de la economía, contrabando de extracción, legitimación de capitales y asociación para delinquir.

Figueroa destacó en una entrevista con Román Lozinski que Lácteos Los Andes fue fundada en 1984, y rápidamente se convirtió en la empresa láctea de productos nacionales más importante del país.

Cuando la compañía fue vendida a la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (Pdval) en 2008, estuvo alrededor de un año trabajando a buen ritmo y luego comenzó a decaer hasta que los productos casi desaparecieron del mercado, señaló Figueroa.

Relató que el antiguo dueño de Lácteos Los Andes fue miembro fundador de Cavilac, por lo que siempre hubo una relación de respeto, admiración y colaboración.

«La industria desde hace unos tres años ha estado planteando al gobierno incluir productos lácteos en las cajas CLAP. En esa oportunidad conversamos con Piligra, ahora detenido, y parecía tener claro todo lo que debía hacerse, sin embargo, nunca lo hicieron», contó Figueroa.

El presidente de Cavilac destacó que hace poco el Ejecutivo los contacto para retomar el proyecto de llevar productos lácteos a los CLAP, pero dos semanas después les indicaron que de este programa estaría a cargo exclusivamente de Lácteos los Andes.


El periodismo independiente necesita del apoyo de sus lectores para continuar y garantizar que las noticias incómodas que no quieren que leas, sigan estando a tu alcance. ¡Hoy, con tu apoyo, seguiremos trabajando arduamente por un periodismo libre de censuras!