La crisis que enfrenta el país ha generado que la actividad en los talleres mecánicos disminuyera 34%. La razón de ello es que muchos se han visto obligados a cerrar sus puertas al público.

La información la dio a conocer Gino Fireli,  presidente de la Cámara Nacional de Talleres Mecánicos, en una entrevista a Unión Radio, en el marco del Día Nacional del Mecánico.

«Los talleres mecánicos de primera mano, clasificados como talleres A,  tienen hasta sus propios tornos. Logran hacer piezas para resolver algunos problemas de hoy en día», dijo Fireli.

Advirtió que 98% de los vehículos privados de carga están inoperativos. Precisó que resulta muy costoso movilizarlos.

Señaló que luego de recuperar Canatame, el equipo que la representa trabaja en llegar al interior del país, para hacer que el gremio sea consciente de lo importante que es brindarle un buen sueldo a los trabajadores.

Mal pagados

Enfatizó en que los propietarios no le pagan bien al personal, lo que constituye una de las razones principales por las que los mecánicos dejan los talleres.

De igual manera, explicó que esto representa un problema porque no hay garantías de los trabajos.

«Está sucediendo que el mecánico en la calle ganaba más que el mecánico en el taller, pero quién te da garantía de ese trabajo», señaló.

Cuestionó: «Si yo busco un mecánico y lo pongo a trabajar en mi casa, ¿quién me va a garantizar o certificar que ese carro quede bien reparado?¿quién se va a hacer garante o responsable?».

Fireli instó a desarrollar una estructura de costos al personal que labora en los talleres mecánicos.

«Nosotros tenemos que hacerle una estructura de costos a nuestro personal, una cesta básica. Siéntate, mira a ver cuáles son sus necesidades, cuánto paga en transporte, cuánto tiene que pagar el para poder vivir y cuál es su núcleo familiar. De allí tú tienes que sacarle un sueldo para que pueda mantenerse en tu taller y no lo pierdas», explicó.

Trabajo conjunto

El representante del gremio mecánico nacional, acotó que buena parte de los talleres cerrados dependían en gran parte de las aseguradoras, en lo referente a la latonería y pintura.

Añadió que «recibían 100 o 150 carros dentro del taller y ahora no lo reciben. Los seguros actualmente están pagando el peritaje de lo que requiere el carro a las personas. El cliente va a donde quiera. Ya no es: Yo te digo, vas a ir a tal taller».

Canatame está buscando un «punto de apoyo» con la Cámara Aseguradora para trabajar en conjunto.

«Hablando con la Cámara Aseguradora llegamos a un acuerdo interesante. De alguna manera buscamos manejar una estructura de costos para trabajar en conjunto», señaló.

Otros tiempos

El presidente de Canatame refirió que entre 1944 y 1946 fue cuando la primera ensamblarora automoriz comenzó a trabajar en el país.

Para entonces, «Rómulo Betancourt decidió que necesitamos tener aproximadamente un 25 o 30% de producción nacional, para que se produzca en el país de los carros que se hacían aquí o se ensamblaban aquí», señaló.

Agregó que para 1992 Venezuela llegó a tener de 35% a 40% de producción nacional. «En los que se ensamblaban en el país había hasta una competencia de repuestos, de piezas para ensamblaje».

Señaló: «Para 1996 empezamos en una situación contraria. Dejamos de producir, porque era mucho más fácil exportar. Eso fue una gran locura, porque dejamos de producir y comenzaron los temas que era más fácil traer el repuesto que producirlo en el país».