La medida de impedir el envío de petróleo venezolano a Cuba se ha convertido en una tarea difícil para el gobierno de Estados Unidos. 

Las embarcaciones petroleras han cambiado sus nombres y hasta apagan sus transpondedores para evitar el envío y recepción de señales que delaten su ruta en alta mar y así entregar petróleo a Cuba, reseña Bloomberg en una nota publicada el 8 de julio. 

El buque Ocean Elegance, que ha entregado crudo venezolano a Cuba durante los últimos tres años, pasó a llamarse Océano luego de que fue sancionado en mayo.  El barco S-Trotter, otro que está en la lista de sanciones, ahora se conoce como Tropic Sea, mientras que el Nedas, luego de ser sancionado en abril, hizo una entrega de incógnito a Cuba tras haber apagado su sistema de rastreo satelital. Cambió discretamente su nombre a Esperanza.  Esta tanquera ha entregado 2 millones de barriles de crudo a Cuba este año, según los informes de envío.

Ya el Departamento del Tesoro sancionó a Cubametales, importador estatal de petróleo y metales, por sus negocioaciones con Petróleos de Venezuela –Pdvsa–  a cambio de »continuar brindando apoyo, incluida la asistencia de defensa, inteligencia y seguridad, al régimen ilegítimo del ex presidente Nicolás Maduro «, dijo el Tesoro en un comunicado

Estados Unidos sigue apuntando a cerrar de manera quirúrgica y metódica los fondos al régimen de Maduro.

Con información de Bloomberg