La sede del BID queda en Washington

La relación más estrecha de Brasil con Estados Unidos ha alentado al gobierno brasileño a considerar una candidatura a la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo, actualmente en manos del colombiano Luis Alberto Moreno. La evaluación es que el puesto de liderazgo del BID puede elevar al país a una posición de liderazgo en la región.

La política interna de los presidentes rotativos de bancos indica que los candidatos de Brasil o Argentina tienen más probabilidades de recibir un apoyo significativo en las elecciones de 2020. El gobierno brasileño estaba considerando la conveniencia de unirse a Argentina y apoyar a un candidato respaldado por Mauricio Macri, pero el reciente resultado electoral en el país vecino ha cambiado la imagen, indicó el periódico brasileño O Estado de Sao Paulo.

La evaluación es que Estados Unidos se sentiría más cómodo apoyando a un candidato brasileño en línea con el gobierno de Donald Trump que un posible nombre proveniente del futuro gobierno de Alberto Fernández, el hombre de la izquierda argentina que salió victorioso en las últimas elecciones.

Influencia en la región

Con la sede del banco en Washington, la presidencia del BID finalmente se convierte en una representación de América Latina en la capital estadounidense. El presidente del banco es considerado un representante de toda la región para las discusiones sobre temas económicos y de desarrollo. Su posición se considera estratégica. Al considerar su propia candidatura, Brasil busca una oportunidad para desempeñar un «papel de liderazgo» en las discusiones de la región, incluso en asuntos como la integración física (a través de la infraestructura logística) y la energía.

El país aún se encuentra en el proceso de conversaciones internas para decidir sobre la rentabilidad de su propia candidatura y para movilizar a los principales líderes nacionales, incluido el presidente Jair Bolsonaro y el ministro de Economía, Paulo Guedes, para la campaña del presidente del BID. Como se trata de una negociación política, la búsqueda de apoyo por parte de los demás países miembros del banco debería dar lugar a asentimientos del gobierno brasileño, buscando una conciliación de intereses.

El nombre del candidato debe hacerse oficial 45 días antes de la disputa, pero la campaña requiere tiempo y viaje a las naciones que forman parte de la institución. También es necesario que el gobierno brasileño esté completamente convencido de que ese es un objetivo importante y ponga su capital político y diplomático para lograrlo.

La elección

Tradicionalmente, la reunión anual del banco es un momento en que la atención se centra en los nombres de los candidatos ya definidos. El próximo año, la reunión será en marzo en Barranquilla, Colombia. Brasil tendría hasta entonces, por lo tanto, para llegar a un consenso sobre el lanzamiento de su propia candidatura y la definición del nombre. El gobierno brasileño, por el momento, evita nombrar a aspirantes potenciales con el argumento de que es «muy cuidadoso de no quemar el comienzo». La evaluación es que aún es el momento de hacer factible la postulación y decidir la estrategia.

Sin embargo, en recientes visitas del gobierno a Washington, uno de los nombres citados en las reuniones internas, según las fuentes, fue la ex presidenta del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social Maria Silvia Bastos Marques. El BID aún no ha tenido una presidente.

Ricardo Hausmann renuncia a responsabilidades en el BID

La elección de la presidencia del banco la realiza la junta de gobernadores de la institución considerando la mayoría del poder de voto total. Solo Estados Unidos tiene 30% del total de votos, de ahí la apuesta de Brasil de que su relación con Washington podría ser un factor decisivo. El mandato del presidente es de cinco años. Moreno fue elegido en 2005 y reelegido en 2010 y nuevamente en 2015.

Un acuerdo de caballeros detrás de escena fomenta la rotación de la presidencia entre países que no han ocupado el puesto. Así, la aplicación de un colombiano sería desalentada, por ejemplo. Moreno es el cuarto presidente en la historia del BID. Antes de él, la silla estaba ocupada por representantes de Chile, México y Uruguay. De los países más grandes de la región, podrían competir, por lo tanto, Perú, Argentina y Brasil. La presidencia del Banco de Desarrollo de América Latina ya está bajo la responsabilidad del peruano Luis Carranza. Con esto, Brasil y Argentina serían los mejor calificados para entrar en la disputa

El gobierno argentino introdujo el nombre de Rogelio Frigerio, ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de Macri, como candidato virtual para la presidencia de la institución. Brasil había estado estudiando si valdría la pena obtener apoyo para el candidato argentino, para evitar dividir la disputa y frustrarse, como sucedió en 2005, cuando la candidatura del brasileño João Sayad fue derrotada.

Con la pérdida de Macri en las urnas y la victoria de Alberto Fernández, hay dudas en Washington sobre la retención del nombre de Frigerio por parte del gobierno argentino. Además, detrás de escena, el gobierno brasileño considera que la Casa Blanca difícilmente apoyará a un candidato sugerido por Fernández, mientras que un nombre del gobierno de Bolsonaro tendría más fuerza. Desde las elecciones, Bolsonaro se ha acercado a la gestión de Donald Trump. Los diplomáticos estadounidenses dicen que existe una verdadera voluntad de mantener relaciones más estrechas con Brasil, siguiendo las pautas de la Casa Blanca.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo