El Banco Interamericano de Desarrollo aprobó un préstamo de 40 millones de dólares destinado a un programa de inclusión financiera y empresario indígena en Panamá, informó este martes la institución.

El programa sigue las líneas establecidas por el Plan Nacional de Desarrollo Integral de los Pueblos Indígenas lanzado en diciembre pasado por el gobierno panameño, y permitirá que cerca de 1.400 empresarios indígenas aumenten sus ingresos con el apoyo del BID, indicó la información del multilateral.

La idea es atender iniciativas empresariales propuestas por empresas u organizaciones de los pueblos ancestrales, contribuyendo a aumentar sus ingresos mediante el incremento de acceso a servicios financieros, y la construcción de infraestructura productiva de las comarcas y territorios indígenas para promover la inserción de sus empresas en cadenas de valor.

También busca apoyar la provisión de servicios no financieros como la formación y asistencia técnica continua a los negocios indígenas, acompañada de preinversión, explicó el BID en una declaración pública. Según los datos del gobierno, en Panamá existen 22 organizaciones con personería jurídica y 41 cooperativas indígenas, por lo que el número de potenciales empresarios beneficiados por el programa ronda los 1.400, precisó el multilateral.

A esa cifra se sumarían los 44.718 hogares con al menos un emprendedor indígena ubicados en las zonas donde se realizarán las inversiones en infraestructura productiva, dijo el BID. El monto total del proyecto es de 43 millones de dólares, de los cuales 40 millones serán financiados mediante un préstamo de inversión modalidad de obras múltiples con cargo a capital ordinario, con un plazo de amortización de 24 años, un período de gracia de 6,5 años y una tasa de interés basada en Libor.

Los 3 millones de dólares restantes serán aportados por el gobierno de Panamá, un país donde existen 7 pueblos indígenas: Ngäbe, Guna, Emberá, Wounaan, Buglé, Naso-tjerdi y Bri-bri, con una población de 574.353 personas, lo que es igual al 14,7% de la población total del país. El BID destacó que “el avanzado sistema de reconocimiento de autonomía indígena panameño ha permitido el fortalecimiento de la gobernanza tradicional de sus pueblos: cada uno de ellos posee gobierno propio, con estructuras de alta representatividad y con un fuerte capital social”.