euros
Foto: Archivo

 El Banco Central de Venezuela inyectó la semana pasada 36 millones de euros a la banca, según cálculos de Banca y Negocios, Con esa acción se logró hacer retroceder el incremento del precio del dólar.

Con el aumento de la liquidez monetaria en bolívares, debido al aumento de sueldo, el pago de pensiones y aguinaldos, junto con el cierre fiscal de Pdvsa, el tipo de cambio presentó una devaluación significativa.

En 10 días, el dólar pasó de cotizar en 18.000 bolívares a superar los 26.000 bolívares. Eso representa una devalución de 44%, como reseña Banca y Negocios.

Sin embargo, desde entonces el tipo de cambio se revaluó hasta volver a ubicarse alrededor de 20.000 bolívares, aunque con altibajos. En todo caso, la divisa norteamericana no ha vuelto a sobrepasar la barrera de 25.000 bolívares.

Comportamiento del tipo de cambio

Banca y Negocios explicó que el ascenso del precio del dólar es normal en el último trimestre del año, debido a la presión de liquidez. No obstante, el comportamiento natural “es de tipo escalonado. Es decir, una vez que la inyección de liquidez en bolívares se detiene, el precio del dólar encuentra un nuevo nivel de estabilidad”.

Sin embargo, la baja actual depende de un factor adicional: la inyección de otra divisa en el flujo monetario.

“Nuestra estimación es que en total adjudicaron 36 millones de euros a la banca, de los cuales, según información que manejamos, los bancos pudieron colocar casi en su totalidad”, señaló.

En ese sentido, se comprobó que una oportuna inyección de euros puede conllevar  una baja en la cotización del tipo de cambio, a pesar de que a la par se aumente el flujo de bolívares en el circulante.

Encaje legal

Con base en ello, se vislumbra que el BCV podría levantar el encaje legal y llevarlo a un nivel de normalidad.

Actualmente, el encaje legal está anclado al 100%, como medida de la autoridad monetaria para intentar frenar la hiperinflación, al evitar el factor multiplicador del dinero.

Pero ese decreto ha llevado a las entidades bancarias a una situación de imposibilidad crediticia, con sus consecuentes efectos negativos sobre la producción debido a la imposibilidad de empresarios de acceder a financiamiento.