El hampa y el vandalismo profundizan el deterioro de la prestación del servicio por parte de la Corporación Eléctrica Nacional, como consecuencia del incremento de los robos de materiales eléctricos a las instalaciones de la estatal por la falta de vigilancia. Así lo aseguraron fuentes del sector sindical que solicitaron no mencionar sus nombres. “El año pasado la empresa que prestaba el servicio suspendió el contrato a Corpoelec por mora en el pago”, informó un sindicalista.

El dirigente explicó que 400 vigilantes privados en todo el ámbito nacional ya no están para velar por la seguridad e integridad física del personal y de las oficinas, estaciones, subestaciones y centrales eléctricas, entre otras. “En el edificio de El Marqués un empleado fue agredido y robado ayer”, denunció una de las fuentes consultadas.

El informante señaló que otra muestra de esa situación fue el robo del cable de tierra del neutro de los transformadores el martes que dejó sin luz a zonas del sureste de Caracas. “La medida de Corpoelec de delegar la vigilancia a los milicianos no ha servido, porque ellos no están capacitados para esa labor. Más bien, los hurtos y ataques vandálicos han aumentado mucho más”, destacó un representante sindical.

Agregó que Corpoelec enfrenta problemas financieros y operacionales por la mala gerencia de sus directivos lo cual coloca a la corporación en una situación vulnerable ante los robos y afectación vandálica, pues en los almacenes hay poca existencia para reponer los materiales y equipos desaparecidos, en el caso de que los órganos policiales no los recuperen.

Recientemente, Corpoelec pidió a los vecinos de una comunidad zuliana que compraran un transformador (su costo es de 3 millones de bolívares) que fue robado y cuya pérdida ocasionó la suspensión del suministro de energía por más de 14 horas. “Lógicamente, los vecinos no aceptaron, pues ellos pagan sus recibos y a la corporación le corresponde garantizar el servicio”, señaló una de las fuentes.

La estatal informó ayer que en zonas del sureste de la capital se detectó una avería en la subestación Bambúes, que dejó sin electricidad a los circuitos Cafetal, Caurimare, Santa Paula y Santa Sofía.

En su cuenta @Corpoelecinfo indicó: “Personal operativo trabaja para restituir el servicio en la S/E Bambúes, que presenta una avería producto de hurto del cable de tierra del neutro de los transformadores de esas localidades”.

Usuarios indicaron que la falla lleva dos días lo cual ha comprometido el suministro de electricidad por más de 12 horas continuas.

La Cifra

3.000.000 de bolívares cuesta un transformador, uno de los equipos que roban las bandas hamponiles organizadas que se dedican a desmantelar instalaciones eléctricas, por falta de vigilancia.