En una carta hecha pública, Apple pidió este jueves al gobierno de Estados Unidos que no aplique más aranceles a las importaciones de China, que afectarían a productos como los teléfonos iPhone, ya que podrían reducir su contribución a la economía nacional.

Además del iPhone, Apple recordó que también fabrica la mayoría del resto de sus productos de hardware en China, como las tabletas iPad, ordenadores Mac, auriculares AirPods, reproductores digitales AppleTV, baterías y otros componentes usados para “reparar artículos en Estados Unidos”.

En la misiva, dirigida a Robert Lighthizer, representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, y fechada el 17 de junio pero que no había salido a la luz hasta este jueves, la compañía le pide directamente que “no imponga tarifas sobre estos productos”. “Los fabricantes chinos con quienes competimos en los mercados globales no tienen presencia significativa en Estados Unidos, por lo que los aranceles no les afectarían y tampoco al resto de nuestros principales competidores no estadounidenses. De esta manera, los aranceles decantarían la balanza a favor de nuestros competidores globales”, advirtieron los responsables de Apple.

La empresa que hoy dirige Tim Cook defendió su aporte a la economía estadounidense al asegurar que es responsable de más de 2 millones de puestos de trabajo en ese país y que es «el mayor contribuyente corporativo al fisco”.

El presidente Donald Trump inició el pasado 10 de mayo el proceso para imponer aranceles a importaciones chinas por un valor de 300 millardos de dólares, lo que sumado a los gravámenes actuales, cubre el valor total de los bienes chinos importados anualmente por Estados Unidos.