El proceso hiperinflacionario que se vive en el país afecta de manera vertiginosa el poder de compra de los venezolanos, quienes pueden adquirir cada vez menos productos con la misma cantidad de bolívares.

El precio de las carnes y embutidos también sufren el aumento de los precios, al punto de que 300 gramos de tocineta cuesta 686.955 bolívares. De esta manera, se necesitaría 86% del salario mínimo para adquirirla.

De acuerdo con el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM) la canasta básica correspondiente al mes de diciembre se ubicó en 25.123.437,24 bolívares. Lo que equivale a 63,3 salarios mínimos. En el caso de los alimentos, subieron 129,5%.


La democracia muere cuando hay censura. Hoy tú puedes ayudar a mantener el periodismo independiente solo con USD 3 al mes. ¡Aporta y sé parte de la solución!


amex logo Master Card logo PayPal logo Visa logo Zelle logo