Yulimar Rojas siempre se ha caracterizado por su humildad y su sentido del humor, y con esas mismas dos características, la atleta del salto triple, participó en un conversatorio este jueves, desde el auditorio del Comité Olímpico Venezolano (COV), para expresar sus pensamientos sobre los éxitos recientes en el salto triple.

En el evento estuvieron presentes medios de comunicación, personalidades del deporte y familiares, a los que la espigada deportista de 23 años de edad agradeció su apoyo. «Estoy contenta, feliz de estar en Venezuela con otra medalla mundial», señaló.

Rojas viene de revalidar el título en el Campeonato Mundial de Atletismo 2019 a cielo abierto, disputado en Doha (Qatar), al conseguir un salto de 15,37 metros. Fue la cereza del pastel de una temporada muy productiva.

«Ha sido un año bonito y exitoso, creo que ha sido el mejor año de mi carrera», aseguró la caraqueña criada en el estado Anzoátegui, quien admitió que sintió un poco de presión, al ser la rival a vencer en su especialidad en suelo qatarí.

 

Ejemplo a seguir 

En el conversatorio del COV, Yulimar Rojas recibió palabras de reconocimiento de parte del presidente de la institución deportiva, Eduardo Álvarez, así como el presidente de la Federación Venezolana de Atletismo (FVA), Wilfredys León.

Para Álvarez el título alcanzado en Doha en una muestra más de la evolución que ha presentado Rojas, desde que competía en salto alto y salto largo. «Yulimar pertenece a las 60 federaciones nacionales, es la esperanza y alegría del país. Se ha convertido en un icono nacional deportivo».

Por su parte, León indicó que ha acompañado a la triple saltadora en los últimos cuatro mundiales (pista cubierta y a cielo abierto) donde se ha titulado, y que es un «orgullo para la FVA tener un talento como este».

Además, también aseguró que está convencido de que rebasará a su entrenador Iván Pedroso, en áureas mundiales: «Va a llegar a once o doce medallas. Contamos contigo».

Rojas revalidó sus palabras al expresar que el motiva «que las personas esperen lo mejor de mí».

Otros que honraron sus logros fueron representantes y atletas de la Federación Venezolana de Dominó, encabezados por el presidente de la entidad, Efraín Vásquez, que le hicieron la entrega de un reconocimiento.

Junto a los representantes del dominó venezolano / Edixon Gamez (COV)

 

Caer para levantarse 

Durante la presente temporada Yulimar Rojas estuvo a punto de conseguir el título en la Liga de Diamante 2019, pero finalmente fue la jamaicana Shanieka Ricketts quien se llevó el preciado diamante.

Parecía ser un golpe desgarrador en la carrera de la venezolana, y podría haber afectado incluso su desempeño en el Mundial de Doha. Pero en una competencia previa al evento de la capital de Qatar, pudo lograr la segunda marca de la historia, con 15,41m (a 9 centímetros de la marca mundial).

La atleta explica que su entrenador fue clave para recuperarse y, como el ave fénix, surgir de la cenizas, en que la pérdida del final de la Liga supuso en su momento.

«Iba por la marca muy fenomenal y por el diamante, fue muy duro, una frustración cuando se me escapó. Algo me afectó y no pude dar la fuerza para que la jamaiquina (Ricketts) no me pudiese sobrepasar. La clave fue mi entrenador, él habló conmigo», aseguró la cuatro veces campeona mundial del salto triple.

En Andújar (España) Rojas se dio cuenta que la Liga de Diamante solo era «una batalla, y la guerra continuaba», luego de hacer el 15,41m que la motivaría nuevamente para triunfar en Doha.

Ahora Rojas tiene dos objetivos en mente: Ser la primera mujer en sobrepasar los 16 metros con su salto triple y la primera mujer venezolana en ganar una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos.