voleibol de playa
Foto Prensa del Comité Olímpico Venezolano

Tokio, en un abrir y cerrar de ojos, será el epicentro del deporte mundial. Todos los atletas quieren un boleto para esos Juegos Olímpicos y los venezolanos no son la excepción: el turno por conseguir esa meta es del voleibol de playa.

La delegación nacional tiene en la Copa Continental, por disputarse en febrero en Montevideo, Uruguay, el certamen que puede garantizar un vuelo directo a suelo nipón.

Mauro Hernández, director técnico de las selecciones nacionales de voleibol de playa, adelantó que el equipo venezolano viajará este 25 de enero a Uruguay con el objetivo de preparar los detalles finales para la competencia.

«Empezamos con un grupo formado por Vicente Salazar, José Gómez, Farid Mussa y Hernán Tovar. Los que obtengan el pasaporte (Carlos Rangel, Jesús Villafañe, Jackson Henríquez) estarán el 25 en Montevideo, Uruguay. Hemos estado haciendo entrenamientos y partidos», dijo Hernández.

Agregó: «El 25 viajamos a Montevideo. Competimos el 1.° y el 2 de febrero. Vamos a jugar partidos de preparación contra Uruguay, ya que no nos enfrentaremos a ellos al principio. En Montevideo terminaríamos de definir las duplas».

Los escollos para los venezolanos

La representación venezolana tendrá como los escollos por quitar del camino para acceder a la final del torneo, aún sin sede definida, a Colombia, Ecuador y Uruguay. El campeón será el que pueda clasificar para los Juegos de Tokio 2020.

Para el subcampeón hay un atisbo de esperanza, siempre y cuando Brasil no deje escapar las oportunidades de clasificar por el ranking del Circuito Mundial FIVB.

Además, la delegación femenina venezolana competirá con el mismo objetivo en el mes de marzo con el apoyo de la afición local. La Copa Continental de Damas será en San Juan de los Morros, estado Guárico, con Paraguay, Ecuador y Chile como rivales.