Una pequeña debía acompañar a Novak Djokovic , la primera raqueta del ranking mundial, a la pista de Shaghai, pero los nervios se apoderaron de ella. Aunque el serbio intentó consolarla y convencerla, al final ella no pudo ir con él a la cancha.

El tenista serbio se ha caracterizado desde hace años por ser uno de los más carismáticos del circuito. Sabe conectar con el público y ha aprendido diferentes idiomas para hablarle a los aficionados según el torneo que le toque.

Eso le gusta bastante a los seguidores del deporte blanco y ha creado una empatía y una conexión que ha sabido llevar muy bien el número uno del mundo.

En más de una oportunidad se la ha visto hacer reír a la grada con sus imitaciones a los diferentes tenistas del circuito, desde Roger Federer, Rafael Nadal y hasta copia los gritos de la rusa María Sharapova para sacarle una carcajada a más de un espectador.

Nole no es solo tenis

Djokovic es el más consistente del circuito ha estado por más de 270 semanas como número uno, cuenta con 16 Grand Slam, siete Abierto de Australia, cinco Wimbledon, tres Us Open y un Abierto de Francia.

Su esposa Jelena Ristic lo ha acompañado durante toda su carrera y es como su “amuleto de la buena suerte”, dicho por el propio tenista, en todos sus partidos está.

Se conocieron desde pequeños, fueron novios, se casaron después de ocho años de noviazgo  y ahora tienen dos hijos.

Al principio de su relación vivieron momentos difíciles debido a la distancia y a las limitaciones económicas que tenían para trasladarse en avión y verse. Sin embargo lograron llegar al acuerdo de vivir juntos para que la relación prosperara, así Jelena dejó de lado su trabajo de oficina para estar al lado del que ahora su esposo.

La esposa del tenista ha declarado en distintas entrevistas que ser la pareja de un deportista es complicado y se le debe prestar atención mientras esté activo, luego del retiro será su momento.

Padre de familia

Novak Djokovic y Jelena Ristic tienen dos hijos. El primero nació en 2014, se llama Stefan. En el 2017 se convirtieron en padres de una niña, Tara.

Como padre a Novak es mucho más profundo y familiar, ya no es solo puro tenis. De hecho ha confesado en diferentes oportunidades que quiere seguir explorando los distintos horizontes de la vida y no solo quedarse con los trofeos de tenis “que no se pueden llevar a la tumba”.

Nole es cristiano ortodoxo y contribuye a la conservación de los monasterios en Serbia. Ha sido condecorado con la Orden de la República Serbia.

Actualmente se encuentra jugando el master 1000 de Shanghai para defender los puntos que lo sitúan como número uno y no cederlo al español Rafael Nadal.

https://as.com/tenis/2019/10/10/videos/1570702074_509455.html