Heissler Guillent
Foto FIBA

Un triunfo importante consiguió la selección venezolana de baloncesto este domingo. Los dirigidos por Fernando Duró derrotaron a Turquía en las semifinales del Atlas Challenge con pizarra de 71-68.

En el torneo de Suzhou, China, último tope antes de la inauguración del Mundial, el quinteto vinotinto alcanzó la final que se disputará el martes con un triunfo histórico.

Hacía casi tres décadas de la última vez que el equipo nacional se impuso ante una selección europea.

La única vez que sucedió fue en 1990, cuando bajo las riendas de Jesús Cordovés se impuso ante Portugal en un amistoso. Nunca han podido celebrar ante un equipo del Viejo Continente en un partido oficial.

“Es algo histórico  y significativo, nunca le habíamos ganado a un equipo europeo”, festejó el base Heissler Guillent en declaraciones ofrecidas al departamento de prensa de la Federación Venezolana de Baloncesto.

Guillent, que fue el mejor por la selección nacional ante Turquía con 13 puntos, está consciente de que el camino apenas empieza, aunque Venezuela lleve dos triunfos seguidos en Suzhou.

“No hemos hecho nada, tenemos que continuar con la preparación y seguir con el trabajo de equipo y la confianza que nos tenemos”, agregó Guillent.

La defensa volvió a ser el principal arma venezolana, que en este partido mejoró en los tiros de campo.

El rival de la escuadra vinotinto en la final del Atlas Challenge se conocerá este lunes, tras el choque ente República Dominicana y la Grecia del astro de la NBA Giannis Antetokounmpo.

El Mundial de baloncesto comenzará el 31 de agosto y Venezuela jugará contra Polonia.