En una Liga de Campeones en la que las remontadas han estado a la orden del día, el Porto de Iker Casillas buscará otra vez voltear el marcador en Do Dragão, como ya hizo frente a la Roma en los octavos de final, ante un Liverpool que no quiere oír hablar de sorpresas.

El conjunto del norte de Portugal encara el partido de vuelta tras ganar este fin de semana en casa del Portimonense por 0-3, un resultado que le permite, a falta de cinco jornadas, continuar empatado a puntos con el Benfica, aunque los lisboetas son líderes por los enfrentamientos directos.

Sérgio Conceição, técnico de los blanquiazules, no reservó jugadores en el encuentro del sábado, que se decidió con goles del argelino Yacine Brahimi, el maliense Moussa Marega y el mexicano Héctor Herrera. El entrenador portugués no podrá contar con el camerunés Vincent Aboubakar, lesionado de larga duración, y tiene la duda del extremo mexicano Jesús Corona, aquejado de un esguince leve de tobillo que se produjo en el partido contra el Portimonense, unas molestias de las que ha evolucionado favorablemente en las últimas horas.

Respecto al partido de ida disputado en Anfield, Conceição recupera a dos jugadores fundamentales: Pepe y Héctor Herrera, quienes no pudieron jugar la semana pasada por estar sancionados.

La vuelta de Pepe provocará, con casi toda seguridad, que el brasileño Éder Militão vuelva al lateral derecho, aunque la otra opción es que forme pareja de centrales con el ex jugador del Real Madrid y que el uruguayo Maxi Pereira ocupe el costado diestro de la zaga. Por su parte, el regreso de Héctor Herrera hará que el español Óliver Torres, quien fue de la partida en Inglaterra, tenga que esperar su oportunidad desde el banquillo.

El Liverpool sabe que tiene gran parte de la eliminatoria encarrilada, pero los precedentes de la competición no le dejan lugar para la confianza. Además, afrontan el choque después del duro compromiso liguero con el Chelsea, en el que sacaron una victoria (2-0) que les permite seguir comandando la tabla con un partido más que el Manchester City.

Mientras los rumores sobre la primera liga en 30 años resuenan en Anfield, la Champions no da tregua y aparece por la esquina para recordar al Liverpool que siguen optando a un doblete inimaginable hace muy poco. El 2-0 de la ida les deja muy cerca de los octavos y si algo juega a favor es su gran eficacia defensiva, por lo que un goleada del Porto, a prioir, se hace complicada de imaginar.

El Liverpool es el equipo menos goleado de la Premier y ya el año pasado aguantaron una renta de 3-0 en semifinales. Saben que el ambiente jugará en su contra y que el Porto no tiene nada que perder, por lo que Jürgen Klopp no reservará nada.

El tridente ofensivo de Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino es innegociable. Andy Robertson, lateral izquierdo, volverá al 11 tras perderse la ida por sanción, Joe Gomez y Dejan Lovren se disputarán la plaza al lado de Virgil Van Dijk y James Milner podría sustituir al maltrecho Jordan Henderson, tocado en el tobillo ante el Chelsea.

De conseguir el pase, sería la primera vez desde las temporadas 2006-2007 y 2007-2008 que los del norte de Inglaterra encadenan dos semifinales de Liga de Campeones.

Loading...