El golfista estadounidense Tiger Woods ganó su quinto Masters, el primer major de la temporada que se ha disputado esta semana, 14 años después de su victoria en 2005.

En una hazaña histórica, con 43 años y varias operaciones de espalda, Tiger ha vuelto a hacer rugir a los espectadores convocados en Augusta y delante de los televisores alrededor del mundo, rememorando sus victorias de 1997, 2001, 2002 y 2005.

Con un resultado final de 13 bajo el par, Woods se mantuvo por encima de sus compatriotas Dustin Johnson (-12), Xander Schauffele (-12) y Brooks Koepka (-12) para hacerse con su décimo quinto grande.

El Masters de 2019 pasará a la historia como el año de la resurrección de Tiger, que hace tan solo 16 meses estaban en el puesto 1.199 del ranking mundial y ahora regresa a la cumbre del golf.

Curiosamente, Tiger se ha convertido también en el golfista que ha ganado más dinero en Augusta, al sumar algo más de 2 millones de dólares de premio de este año a los casi 7,5 millones que llevaba acumulados en sus 22 apariciones en Augusta.