Rafael Nadal dio pocas vueltas a su victoria en primera ronda de Roland Garros contra el alemán Yannick Hanfmann por 6-2, 6-1 y 6-3, y se limitó a decir que en este tipo de partidos lo importante es clasificarse.

La entidad del rival, número 184 del mundo con 27 años, no le permite sacar grandes conclusiones, más allá de que ha tenido las buenas sensaciones que recuperó en el pasado torneo de Roma.

«En una primera ronda lo importante es pasar», dijo el jugador español, que reconoció que apenas conocía a Hanfmann y que buscó videos de partidos suyos para preparar su debut en este curso en Roland Garros, donde aspira a sumar su duodécima Copa de los Mosqueteros.

Ni siquiera sabía Nadal que el de este lunes fue su centésimo torneo sobre tierra batida y que nunca ha dejado escapar una primera ronda sobre esa superficie. «No tenía ni idea. Es una pura anécdota, es buena. Más que este dato, que tendrá su relevancia, hay otras cosas más especiales que esta», señaló.

Poco más dijo conocer de su siguiente rival, el también alemán Yannick Maden, procedente de la fase previa, a quien espera estudiar en los próximos días.