La española Garbiñe Muguruza jugará »casi una final de Grand Slam» en contra de la bielorrusa Victoria Azarenka en el partido por el título del torneo de Monterrey (México), en pos de reeditar su corona.

«Estoy contenta porque venir de defensora del título nunca es fácil, siento una motivación especial jugando en Latinoamérica. Tenemos pocos torneos en los que poder jugar y el público siempre hace que tenga más ganas», dijo Muguruza en comentarios a la prensa.

Respecto al partido de semifinales en el que derrotó a la eslovaca Magdalena Rybarikova por 6-2 y 6-3, Muguruza fue clara.

«Ha sido un buen partido. Creo que he jugado inteligentemente, hacía mucho calor y estoy contenta de que el partido no haya sido muy largo porque en estas condiciones te cansas mucho. He jugado un poquito mejor que en los partidos anteriores. Estoy contenta de llegar en buena forma a la final. Creo que he tenido una evolución positiva durante la semana», aseveró.

Jugar la final no le añade presión a la jugadora nacida en Caracas.

«Allá donde voy tengo presión, quizás una final es más especial; pero no siento una presión especial por defender el título, ¡el título ya nadie me lo quita! Es un año diferente, es un partido diferente, quiero el título otra vez pero no estoy pensando en el año pasado», indicó.

«El nivel de este año en Monterrey es impresionante. Estamos tres ex número uno y puede ser una final muy emocionante, casi una final de Grand Slam y es muy motivadora», finalizó Muguruza.