La hispano-venezolana Garbiñe Muguruza declaró, luego de reeditar el título en el torneo de Monterrey (México), que había jugado a su «mejor nivel», fruto de la evolución de su tenis.

“Un título es dulce. Es un sentimiento especial haber ganado el año pasado y llegar de nuevo con la tensión y los recuerdos, así que estoy muy contenta. Cada título representa un trabajo inmenso y es una gran recompensa. Cada título cuesta y esto me va ayudar a sumar en confianza”, dijo Muguruza en declaraciones remitidas por su gabinete de comunicación.

Aunque la final se vio recortada por la lesión de la bielorrusa Victoria Azarenka, Muguruza reivindicó la calidad de su juego. “Un torneo no es solo la final, son cinco partidos. Es cierto que la final ha sido solo un set, pero estoy contenta con todo mi torneo porque fueron rivales difíciles y me he encontrado bien con mi tenis. He jugado a mi mejor nivel fruto de la evolución de mi tenis”, dijo.

La campeona habló también de las cambiantes condiciones climatológicas de Monterrey. “Lo cierto es que las condiciones han sido un poco especiales durante toda la semana. Preguntaba a la gente qué estaba pasando, porque un día hacía 4 grados y me tuve que ir a comprar una chaqueta, y de repente me moría de calor, pero me dijeron que ¡así es Monterrey!”, relató.

“Me tuve que adaptar a cada partido porque todos han sido diferentes y después de haber venido cuatro veces a Monterrey espero poder seguir viniendo”, continuó.

Con este torneo Garbiñe Muguruza pone punto y final a la gira americana y vuelve a Europa para preparar la temporada de tierra que le llevará a los torneos de Stuttgart, Madrid, Roma y Roland Garros.